Publicado el: 13 Nov 2018

La debilidad de la comarca ante el cambio climático

Pueblos aislados y millares de vecinos sin luz: la Asturias rural colapsa ante fenómenos atmosféricos inesperados, cada vez más frecuentes

Un tendido eléctrico roto en Teverga, a finales de octubre

L. S. N./ Grado
Una nevada temprana, en pleno otoño, pero con la fuerza de un temporal de lo más crudo del invierno, ha servido para poner sobre la mesa todos los males del campo asturiano: montes descuidados, tendidos eléctricos precarios y carreteras con poco mantenimiento. El resultado, una pesadilla de pueblos aislados y concejos enteros sin luz que se prolongó durante días, que obligó a intervenir al Ejército y que hace reflexionar a los alcaldes de los concejos más afectados, responsables directos ante los vecinos.
“Hay un hecho excepcional, una nevada propia de enero o febrero que cae en pleno otoño. No lo había visto ni la gente más mayor, no se recuerda algo así. Cómo sería que tardamos cinco horas en avanzar por la carretera de Belmonte, imagina en las zonas altas”, asegura el alcalde de Somiedo, Belarmino Fernández Fervienza. Es como una prueba de estrés de las que se somete a los bancos. El resultado, suspenso total: miles de árboles se desmoronan y las redes de electricidad caen y no resisten. . “Hay que reflexionar ante lo que ha pasado, y mejorar en el mantenimiento de carreteras y en el de las redes eléctricas. Pero en la emergencia todos se han volcado, salvo los de Telefónica, que por aquí no aparecieron”, añade el alcalde somedano.
Al alcalde de Quirós, Ovidio García, la nevada le pilló fuera de Asturias, pero también destaca que se trató de un fenómeno atmosférico excepcional. “Nunca se conoció una nevada así en los últimos 100 años. Además a la nieve se añadió la gran caída de árboles.Vamos evaluar los daños, y luego actuaremos en consecuencia”, afirma, respecto a pedir fondos extraordinarios para reparar los efectos del temporal. En cuanto a cómo evitar un “invierno de apagones”, una situación de la que ha alertado Podemos, el alcalde quirosano considera que “el servicio de suministro eléctrico, de telefonía y de internet, en las zonas rurales se debe convertir en un servicio público como la sanidad o la educación. Como no es rentable, las empresas privadas no invierten. ¿Cómo evitarlo? Más mantenimiento preventivo. Tala preventiva de árboles en carreteras y tendidos eléctricos”, propone, y echa pestes del “falso ecologismo” que desde las ciudades se resiste a cualquier intervención sobre el medio ambiente. “El mundo rural se está configurando sustituyendo al paisano por un ecologismo no sustentado en la evidencia científica. Dicho falso ecologismo, predomina, por desgracia, en la ideología de la mayoría de los partidos políticos y estructuras administrativas. El resultado, la sustitución de la población rural por el matorral y la fauna salvaje”, resume.
La alcaldesa de Teverga, María Amor Álvarez Ardura, se muestra por su parte convencida de que hay que actuar para que el colapso que vivió su concejo no se repita, con un mantenimiento adecuado, y previendo problemas. Por ejemplo, el que se puede dar en el deshielo si se dejan los ríos como están, llenos de troncos. Un problema que también preocupa a Quirós, que ha comprometido con el Principado la limpieza del río Lindes. También reclama la alcaldesa tevergana un generador para garantizar el suministro en puntos sensibles, como la residencia de mayores, que estuvo dos días sin suministro ni calefacción.
La alcaldesa de Belmonte de Miranda, Rosa Rodríguez, destaca las condiciones “atípicas” que se dieron. “Fue una nevada muy temprana en un otoño tardío, con la hoja sin caer y en algunos casos con fruta en los árboles. Por eso la nieve caída, en cotas más bajas y con intensidad mayor de la prevista causó que los árboles cayesen sobre caminos, carreteras y cables telefónicos y de electricidad”. Tras los esfuerzos iniciales para restaurar unas condiciones mínimas, toca reparar los daños. “Tenemos que despejar del todo las carreteras, las sendas…un trabajo arduo, en el que estamos empleando todos nuestros recursos, tanto propios como a través de empresas en algunos casos. Y debemos hacerlo pronto para estar preparados para otra nevada similar”.
La alcaldesa anima a los vecinos a reclamar ante los seguros y EDP, y pide que se mejore el mantenimiento de las líneas eléctricas. “Deben estar despejadas para evitar que vuelva a suceder”, y pide que se tome en serio las reparaciones, ya que es la segunda vez en un año que quedan pueblos sin luz durante días. Los problemas de despoblamiento y la normativa que impide la autogestión son también factores a tener en cuenta, concluye Rodríguez.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa