Publicado el: 20 Nov 2018

Medio Ambiente encarga un estudio sobre la ubicación de los medidores de contaminación

La Universidad Carlos II evaluará si la situación de los medidores refleja la calidad del aire, y también analizará el muestreo en industrias cercanas a núcleos habitados, como Trubia

Medidor de Trubia, cuya ubicación se cambió al centro de la localidad por decisión del Ayuntamiento, atendiendo a peticiones de vecinos y ecologistas

Redacción/Grado

 La viceconsejería de Medio Ambiente ha encargado un estudio a la Universidad Carlos II sobre la ubicación de las estaciones de medición de la calidad del aire. En una segunda fase, analizará también la ubicación de estas estaciones en industrias contaminantes que estén en núcleos de población, como es el caso de Trubia.

Así lo ha anunciado hoy el viceconsejero de Medio Ambiente, Benigno Fernández Fano, en un comunicado en el que valora positivamente el funcionamiento del nuevo protocolo de contaminación, que se activó por primera vez este fin de semana en la zona de Oviedo.

«La pasada semana se caracterizó por una situación de estabilidad meteorológica, con altas temperaturas y viento predominante del sur, que favoreció la intrusión de polvo africano, y con fuertes inversiones térmicas en las capas bajas de la atmósfera. Todo ello, unido a la ausencia de lluvias, favoreció un incremento de los niveles de contaminantes en la atmósfera, lo que no implica que aumentaran las emisiones habituales procedentes del tráfico, las industrias y los edificios», señala la consejería. «Estos factores condujeron a un empeoramiento de la calidad del aire, que afectó principalmente a la zona de Oviedo. En concreto, se incrementaron las partículas en suspensión. El sábado, debido a la superación en los tres días anteriores del Nivel 0 de PM10 (un tamaño de partículas)  en las estaciones de Ventanielles y Lugones y también de PM 2,5 en la primera de ellas, se activó el protocolo, con el aviso correspondiente a los ayuntamientos y a las empresas de las medidas a aplicar en este nivel. En ningún caso se superaron los límites para la activación de Nivel 1 en una misma estación y durante tres días consecutivos, requisito recogido en el protocolo para la activación (hubo dos valores de PM10 que superaron el Nivel 1, pero no en la misma estación durante tres jornadas consecutivas)», señala.

Datos públicos

El Principado insiste en que «los datos de las estaciones de vigilancia de la calidad del aire son públicos y se muestran tanto en la web del Gobierno de Asturias como en la aplicación para dispositivos móviles asturAire. El viceconsejero de Medio Ambiente, Benigno Fernández Fano, ha subrayado que “los datos ni se maquillan ni se ocultan, sino que se están mostrando a tiempo real, en contra de lo que la Coordinadora Ecologista de Asturias afirma de forma torticera y jugando a la ceremonia de la confusión”.

Y explican que «una vez registrados, los datos temporales se someten a un procedimiento de validación para comprobar si ha habido alguna avería o incidencia, como cortes de corriente, rotura o fallo en el avance del papel en los analizadores de partículas, fallo en los gases de los analizadores, etc. Solo se prescinde de algún dato por avería del analizador y tras el correspondiente informe del incidente por parte de la empresa que lleva el mantenimiento de la red».

Respecto a las estaciones de medición y a la publicación de los datos, la consejería señala que «el Gobierno de Asturias dispone de un número muy superior al mínimo requerido en la normativa de calidad del aire» y que la legislación establece que no se evaluarán los datos obtenidos en zonas sin acceso de público y sin viviendas; locales o instalaciones industriales y en las calzadas salvo cuando normalmente exista un acceso peatonal a la mediana.

«El Principado ha considerado conveniente que aquellas instalaciones potencialmente más contaminantes dispongan de puntos de medición para vigilar y controlar de una manera indirecta sus emisiones. Estas obligaciones vienen recogidas en sus correspondientes autorizaciones ambientales integradas. La mayor parte de las estaciones para la vigilancia industrial se encontraban en el interior de las instalaciones o en sus proximidades y no pueden utilizarse, por lo tanto, para evaluar la calidad del aire ambiente. No obstante, el Instituto de Salud Carlos III va a analizar, por encargo del Principado, la ubicación de las estaciones. En una segunda fase esta evaluación se ampliará a las estaciones de las industrias que se encuentren en zonas habitadas. Además de tener que cumplir todos los criterios de ubicación de los puntos de muestreo, también deberán cumplir con los referidos a la garantía de calidad de los datos».

Medio Ambiente recuerda que el procedimiento para la elección de una ubicación no es sencillo, pues además de tener en cuenta los criterios es necesario disponer de una toma de corriente próxima y que la estación de medición no esté en una zona de paso que pueda estorbar o impedir la circulación adecuada de peatones. También hay que atender a otros factores para evitar medir intrusiones salinas o aportes de arena de zonas de playa o dunares.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa