Publicado el: 27 Nov 2018

La mina de oro de Belmonte, en el proyecto europeo Lifedemine

Asturias acoge la reunión de seguimiento de esta iniciativa, principal instrumento de financiación de la UE para la protección del medio ambiente

Un momento de la visita a Orovalle, en Belmonte

Redacción / Grado

La mina de oro de Belmonte de Miranda es escenario estos días del proyecto Lifedemine, una iniciativa de la UE que se reúne en Asturias desde ayer y cuyo objetivo es apoyar acciones orientadas a la protección del medio ambiente y el clima. En concreto, Lifedemine tiene por objeto desarrollar tecnologías para el tratamiento de efluentes procedentes de minas abandonadas.

Los socios del proyecto, que comenzó en julio de 2017 y tiene una duración de cuatro años, son la Dirección General de Prevención y Control Ambiental del Principado, la Universidad de Vic (Cataluña), la Universidad de Swansea (Reino Unido), el Centro de Investigación de Aguas Subterráneas de Dresde (Alemania) y la empresa Elentec.

La programación se ha ido cumpliendo y ya se dan por concluidos los dos primeros objetivos: la elaboración de una base de datos de efluentes mineros en la Unión Europea (se han recopilado 5.600 analíticas correspondientes a unos 90 emplazamientos) y la elaboración de un estudio sobre el cumplimiento de la normativa en materia de aguas y de minas en los países que forman parte del proyecto.

El Principado ha contribuido al cumplimiento de estos dos propósitos. Por una parte, se han seleccionado 12 emplazamientos de minas abandonas en cuya explotación se obtenían distintos recursos minerales: oro, cobre, cobalto, wolframio, mercurio, magnesita, caolín, hierro o carbón. En cada uno de ellos se han realizado tres analíticas en distintas épocas del año para determinar su composición química. Con los resultados obtenidos por todos los participantes, se evaluará el cumplimiento de la legislación de la UE y en los países que forman parte del proyecto. También se elaboran propuestas relacionadas con los emplazamientos mineros abandonados que pueden causar contaminación.

Por otra parte, en cuanto al tratamiento de los efluentes mineros, se han efectuado ensayos de laboratorio en la Universidad de Swansea y actualmente se inicia la fase de desarrollo tecnológico, que incluye la construcción de un prototipo en el que interviene la empresa Elentec y que se testará en Gales y Sajonia. Para la realización de los ensayos también se han facilitado aguas procedentes de antiguas explotaciones mineras asturianas.

El objetivo del proyecto es desarrollar un prototipo de instalación configurable, de bajo mantenimiento y coste, y analizar su viabilidad técnica y su sostenibilidad económica. Asimismo, la Universidad de Vic realizará un estudio sobre el impacto ecológico de los efluentes mineros en los ecosistemas acuáticos.

Asturias acoge la cuarta reunión de seguimiento del proyecto Lifedemine, una iniciativa enmarcada en el programa Life, el principal instrumento de financiación de la Unión Europea (UE) para apoyar acciones orientadas a la protección del medio ambiente y el clima. En concreto, Lifedemine tiene por objeto desarrollar tecnologías para el tratamiento de efluentes procedentes de minas abandonadas.

Los socios del proyecto, que comenzó en julio de 2017 y tiene una duración de cuatro años, son la Dirección General de Prevención y Control Ambiental del Principado, la Universidad de Vic (Cataluña), la Universidad de Swansea (Reino Unido), el Centro de Investigación de Aguas Subterráneas de Dresde (Alemania) y la empresa Elentec.

La programación se ha ido cumpliendo y ya se dan por concluidos los dos primeros objetivos: la elaboración de una base de datos de efluentes mineros en la Unión Europea (se han recopilado 5.600 analíticas correspondientes a unos 90 emplazamientos) y la elaboración de un estudio sobre el cumplimiento de la normativa en materia de aguas y de minas en los países que forman parte del proyecto.

El Principado ha contribuido al cumplimiento de estos dos propósitos. Por una parte, se han seleccionado 12 emplazamientos de minas abandonas en cuya explotación se obtenían distintos recursos minerales: oro, cobre, cobalto, wolframio, mercurio, magnesita, caolín, hierro o carbón. En cada uno de ellos se han realizado tres analíticas en distintas épocas del año para determinar su composición química. Con los resultados obtenidos por todos los participantes, se evaluará el cumplimiento de la legislación de la UE y en los países que forman parte del proyecto. También se elaboran propuestas relacionadas con los emplazamientos mineros abandonados que pueden causar contaminación.

Por otra parte, en cuanto al tratamiento de los efluentes mineros, se han efectuado ensayos de laboratorio en la Universidad de Swansea y actualmente se inicia la fase de desarrollo tecnológico, que incluye la construcción de un prototipo en el que interviene la empresa Elentec y que se testará en Gales y Sajonia. Para la realización de los ensayos también se han facilitado aguas procedentes de antiguas explotaciones mineras asturianas.

El objetivo del proyecto es desarrollar un prototipo de instalación configurable, de bajo mantenimiento y coste, y analizar su viabilidad técnica y su sostenibilidad económica. Asimismo, la Universidad de Vic realizará un estudio sobre el impacto ecológico de los efluentes mineros en los ecosistemas acuáticos.

 

Comentarios:
  1. José Luis López Gómez dice:

    Asturies acueye la xunta de siguimientu d’esta iniciativa, principal preséu de financiamientu de la UE para la protección del mediu ambiente
    ‘QUE PARA ESI FIN SÍA’

  2. José Luis López Gómez dice:

    Me parece bien siendo con ese fin

  3. José Luis López Gómez dice:

    La Mina de Oro de Belmonte, principal fuente de riqueza del Concejo, merece tener protagonismo en estas iniciativas de protección del Medio Ambiente

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa