Publicado el: 10 Dic 2018

La mina vuelve a Quirós

El concejo vivió una emocionante jornada de homenaje a sus fallecidos, en el que un grupo de voluntarios recreó una bocamina en Mina Mariquita

 

El grupo, con la vagoneta/ Foto de Beatriz Álvarez

Beatriz Álvarez/Quirós

“Es nuestro homenaje a los mineros, nuestros compañeros, desde el respeto y el cariño”. Así habla dice José Ángel Prada, uno de los voluntarios que recrearon una bocamina para el homenaje a los mineros de Quirós. Empezaron, con el tiempo encima, el pasado día de Santa Bárbara, su patrona, cinco mineros todos ellos de Cortes y José Prieto, teniente alcalde del Ayuntamiento, con una única idea, poner al servicio de la comunidad su trabajo para contribuir con ello al homenaje que Quirós rindió a los seis mineros fallecidos en el Pozo Vega de Mina Mariquita, aquel lejano ya 3 de noviembre de 1973. Homenaje que ha removido tantos recuerdos estos días entre los quirosanos.
Cuando en mayo desde el Ayuntamiento y a petición de los vecinos, se ponen a trabajar en dar forma a este homenaje, José Prieto propone que los mineros hagan algo y así han trabajado estos cuatro días prácticamente a destajo, desinteresadamente e incluso poniendo la madera ellos mismos, para que el escenario donde se reúnen familias y autoridades refleje fielmente lo que era una boca mina. Tres hermanos Prieto: Gaspar, Jorge y José, que ha sido un poco el peón de obra pues es el único que no ha trabajado en la mina, José Ángel Prada y dos hermanos Álvarez: Jamín y Fernando y Luis el de las Llanas, un obrero del Ayuntamiento que maneja la pala y que dedicó parte de su tiempo libre a colaborar en este trabajo. Ellos son el ejemplo vivo de cómo la mina fue fundamental en el sustento de este concejo en un tiempo no tan lejano.
Han colocado tres cuadros de mina y una llave cerrando para quitar el peligro y traído una vagoneta desde el Borretón. “Se podía haber hecho más e igual aún mejor, pero estamos contentos con el resultado. El terreno estaba muy malo y el tiempo se ha echado encima”, cuenta Prada.
Así y todo, con falta de medios, escaso interés de las autoridades, en opinión de otros, que podían haber planificado mejor, y premura de tiempo, el resultado es impactante, sobre todo para los profanos. Se pretendía haber puesto el terreno a ras de la carretera, eliminando barreras y facilitando el acceso a todos pero cuando llegó la pala del Ayuntamiento se encontró que no llegaban a tiempo porque el terreno estaba muy complicado. El resultado ha sido valorado muy positivamente también por el público que el sábado acompañó a pie de pozo a las familias en el descubrimiento del monumento.

En el interior de la mina/ Foto de Beatriz Álvarez

Los voluntarios, en la bocamina/ Foto de Beatriz Álvarez

Durante la mañana, el concejo vivió un emocionante homenaje a los panaderos de pueblo, que sirvieron de conexión a las aldeas, con la entrega de las Medallas de Oro de Quirós, un acto presidido por el alcalde, Ovidio García, que atrajo a numeroso público a la Casa Consistorial.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa