Publicado el: 28 Dic 2018

El alcalde de Oviedo cierra el año lamentando la baja inversión

Wenceslao López destaca el apoyo municipal a las familias con problemas, y achaca la lentitud de las obras a la escasez de personal

Wenceslao López, brindando con los periodistas que cubren la información de Oviedo; a la derecha, Iván Piñuela

L. S./Oviedo

El alcalde de Oviedo, Wenceslao López, hizo ayer balance del año que acaba lamentando la baja inversión del Ayuntamiento ovetense, frente a las obras que tienen en cartera, entre ellas varias en Trubia. Una limitación que el alcalde achacó a los problemas de escasez de personal, lo que hace que «la locomotora» si se sobrecarga «colapse». López (que comparó el personal que tiene el Consistorio ovetense con el de Bilbao, «con un tercio más de población y cuatro veces más recursos humanos») hizo estas valoraciones en la tradicional comida de Navidad con la prensa, que organiza la Agrupación Municipal Socialista de Oviedo. Para el alcalde, en el lado positivo de la balanza está el apoyo que presta el Ayuntamiento a las familias con menos recursos. Durante el almuerzo, al que asistió también el secretario general de los socialistas ovetenses, el trubieco Iván Piñuela, López bromeó con la gran cantidad de noticias que provocan los roces internos en el tripartito municipal, unos encontronazos que consideró «normales» por las diferentes sensibilidades, y que auguró que aumentarán en 2019, por la cercanía de las elecciones, ya que los tres partidos (PSOE, Somos Oviedo e IU) se dirigen a un electorado similar. El alcalde destacó que los nuevos tiempos políticos ya no son los de las mayorías absolutas, y que es el momento de «gobernar la discrepancia», siempre «con lealtad» y sacando partido a «la diversidad», ya que ése «es el mandato de los votantes, a los que nos debemos».

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa