Publicado el: 29 Dic 2018

Honor perreru

Pablo SUÁREZ

[Al alto la lleva]

Tando hai años nuna romería, siendo yo un mocín, un amigu míu averóse a la barra acabante llegar y pidió una botella vinu. “¿De qué marca?”, preguntó-y el paisanu. Y contestó-y el mio amigu: “De lo más perrero que tenga; total, ye pa enfilame…”. Y vienme a la cabeza esto agora porque cuido que, en campaña electoral, munchos políticos aseméyense enforma al mio amigu. Nun-ys da más la ‘marca’, esto ye, la calidá, la veracidá, la honradez de lo que dicen… Y nun-ys da más porque’l so oxetivu ye d’ordepráuticu: ‘enfilar’ a los votantes col envís de que los voten, esto ye, envizcalos coles artes del engañu… Lo que-ys dicen ye, a cencielles, aquello que Hegel dixo que yera’l rasgu esencial de los héroes: dicir a la xente lo que la xente quier sentir… Pero los políticos nun son héroes; solo xueguen a selo. Y munches vegaes nun son más qu’una mena de villanos. Y por eso, per detrás de l’aparente seguridá cola que falen, les más de les veces, nun s’atopa otro qu’un vacíu fondu y una falta de coherencia que sería d’escándalu en cualquier otra profesión.

Los políticos xueguen a clasificar a la xente en conxuntos. Y miren darréu ónde s’atopa la presa más numberosa. Y dempués echen la fría cuenta de lo que-ys convién, preguntándose: ¿qué ye lo que-ys presta a estos que diga pa poder ganalos? ¿Cuántos d’aquellos otros pierdo si lo digo? Y si-ys trai cuenta son capaces non solo a dicir, por exemplu, que la tierra ye plana, si nón mesmamente a dicilo ensin despeinase. O, puestu’l casu, pueden llegar a afirmar, por exemplu, que l’asturianu nun esiste, o que s’inventó nun llaboratoriu. Y si ye menester, amestena ello los insultos que-ys abulten afayadizos, dalgunos d’ellos mui guapos y ocurrentes y de munchu nivel, como por exemplu, “jauría” de perros o gandaya d’estrema izquierda.

¿Que too ello ye mentira evidente? ¿Que nun resiste’l menor análisis? ¿Que los insultos nun son aceutables enxamás? Ciertamente. Pero, en realidá, ¿qué más-ys da? Lo que-ys importa ye qu’estos tantos de más menos aquellos cuantos de menos faen, en resultes, una bona brañada votantes. Y por eso solo,yá-ys merez la pena faelo…Pero, preguntaréisvos, ¿y l’honor? ¿Aú queda?Pues dellos gástenlu del más perreru, claro. Total; ye pa enfilanos…

 

 

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa