Publicado el: 02 Ene 2019

‘Una Navidad sin plástico’, de Beatriz Viña, gana el concurso de cuentos de Salas

Un total de 58 participantes presentaron sus creaciones al certamen de narración y dibujo

Portada del cuento ganador del concurso de Navidad de Salas

A. P. Feito

‘Una Navidad de plástico’, de Beatriz Viña Pons, ha resultado el relato ganador del concurso de cuentos y dibujos de Navidad de Salas, cuyos premios se entregaron en el colegio público Chamberí en el festival navideño. Los 58 participantes en las dos modalidades del certamen recibieron en la gala su premio, y sus trabajos han llenado de color el patio del castillo Valdés Salas, donde se exponen las obras.
El cuento ganador pone de manifiesto el grave problema de la contaminación por plástico que sufre nuestro planeta, el daño que hace a los animales y vida marina y hace un llamamiento a la reflexión. Recientemente Luis Laria ofrecía una conferencia sobre este grave problema que afecta a nuestro planeta, dentro de la campaña de Cepesma “La Bolsa o la Vida”, un mensaje que ha calado dentro los niños y que ahora Beatriz ha plasmado en este precioso cuento:
Una Navidad de plástico
En la inmensidad del mar vive una sirena, guardiana de la vida marina. Ella se encarga de que el mar esté siempre en perfecta armonía, pero últimamente algo la tiene muy preocupada. Una masa oscura de plástico les acecha y hace peligrar el entorno marino. Este oscuro monstruo de plástico viene del consumismo humano y pasa en todas las estaciones a lo largo del todo año. 
En Navidades es una locura. ¿Quedará cordero o pavo? ¡Un buen besugo en el horno gratinado! ¡Qué tal un par de rodajas de gamba! ¡Bombones, polvorones y turrones y no olvidar los regalos! ¡Sí, sí, regalos a montones! Estos humanos no se dan cuenta de que sus acciones nos hacen daño. Las ballenas están agotadas de tragar basura a toneladas. Doña Tortuga ya no puede nadar ni ganas tiene de huevos poner. 
El pez globo ha engordado, por su cuerpo un celofán enrollado. Don Cormorán ya no come a gusto, el pico le atrapa una anilla de lata. El coral ha perdido su color. ¡ Habrá que hacer algo, por favor!
Sirena tomó su poción y la cola de pez se volvió piernas. Tras sus pasos un sin fín de lugares con el fín de llevar su mensaje. 
Habló con los reyes de reinos, los gobernantes de gobiernos, los jeques de los emiratos, presidentes y empresarios. Una solución rápida debemos tomar, el plástico se traga la vida del mar. Recoge tus plásticos,no los debes tirar y desde pequeños ¡reciclar, reciclar!
Todos unidos nos pusimos a trabajar y una gran montaña de plástico del mar pudimos sacar. 
Coronada su cima de estrellas, con las nubes alrededor, desde abajo se ve un gigante con forma de arbolón. 
Sorprendidos y esperanzados, vimos todos el mundo marino salvado.  

Sirena volvió de nuevo al mar, con la imagen en su recuerdo de aquel gigante árbol de Navidad.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa