Publicado el: 17 Ene 2019

El Principado tramita ya el proyecto antialudes de Páramo

La dirección general de Infraestructuras saca a consultas previas la evaluación de impacto ambiental de la actuación, en la AS-228, en Teverga

El documento identifica hasta cuatro zonas críticas en el trayecto entre la localidad tevergana y Cueva Huerta, y propone colocar barreras defensivas sobre la vía y en las laderas afectadas

Una de las zonas afectadas, en una imagen del proyecto

Redacción/Grado

El Principado de Asturias ha iniciado la tramitación del proyecto de colocación de barreras antialudes en la AS-228, entre Páramo y Cueva Huerta, en Teverga. La Dirección General de Infraestructuras y Transportes inició esta semana el trámite de consultas previas del Estudio de Impacto Ambiental del proyecto, que se prolongará hasta el 27 de febrero. El documento, elaborado por la consultora Noega Ingenieros, debe superar el trámite de Evaluación de Impacto Ambiental Simplificada, ya que la actuación se encuadra en la Red Regional de Espacios Protegidos del Principado de Asturias y dentro de la Red Natura 2000, ya que afecta al Parque Natural de Las Ubiñas-La Mesa y al Monumento Natural de Cueva Huerta.

Las actuaciones previstas “se desarrollan íntegramente en el concejo de Teverga, dentro del valle del río Páramo en su tramo medio-alto, concretamente en el tramo comprendido entre Cueva Huerta y Páramo, puntos entre los cuales resulta frecuente la incidencia de aludes de nieve”, señala el documento. En esta zona, se han identificado cuatro puntos en los que “se tiene constancia de la generación reiterada de aludes que llegan a cubrir completamente la plataforma de la carretera”, lo que ocasiona cortes de tráfico, “incomunicando, en consecuencia, la principal vía de conexión de la zona y suponiendo un riesgo para el tránsito por esta vía”. La actuación, sin embargo, no es sencilla, ya que cada una de las zonas conflictivas tiene unas características peculiares, lo que “puede propiciar soluciones diferentes desde un punto de vista técnico”, señala el proyecto. “En este sentido, en las dos primeras zonas (pk 35+750 y pk 35+850) la capa deslizada alcanza la carretera directamente desde el talud en desmonte existente en su margen izquierda, cubriendo la misma tras suceder el alud”. En el tercer punto conflictivo,  “el p.k. 36+115, localizado tras la salida del túnel existente en la zona, el deslizamiento de la nieve se produce sobre la cobertera del propio túnel cayendo sobre el cauce del río Páramo (favorecido por la presencia de un muro sobre la estructura del túnel, que contribuye a hacer de guía hacia tal punto) pero, tras sucesivas acumulaciones, desborda hacia la carretera, ocupando la salida del túnel”. Y “finalmente, en el p.k. 36+200 los aludes llegan a afectar a la carretera al caer desde la parte alta del macizo rocoso situado en la margen opuesta al río, cuyo cauce llegan a ocupar totalmente, desbordando la nieve hacia la plataforma de la carretera, generando una acumulación importante sobre la misma”.

La empresa de ingeniería plantea diversas soluciones técnicas, con alternativas, para seleccionar tras el trámite ambiental la que menos afecte medioambientalmente al entorno. “Estas alternativas se han agrupado en dos categorías, la primera mediante la ejecución de estructuras de protección o defensa en la propia carretera, encaminada a evitar que la nieve deslizada se acumule sobre la plataforma de la vía, procurando su contención o guiado hacia otras zonas. Por su parte, la segunda prevé la realización de actuaciones encaminadas a evitar la movilización de la masa de nieve y consiste, en consecuencia, en la colocación de barreras en los puntos donde se originan los movimientos. Cada una de estas alternativas resulta de aplicación a cada punto analizado en el presente documento, optándose por una u otra de acuerdo con los criterios que se establecen en los apartados correspondientes en base a las afecciones que generarían”.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa