Publicado el: 21 Feb 2019

Bomberos temen una oleada de incendios y piden prevención

Profesionales del parque de Grado alertan de que “se dan las condiciones” para una situación similar a la vivida en Cantabria

Podemos reclama en la Junta que se activen las vigilancias de guardias, mientras que la consejera de Desarrollo Rural defiende las medidas preventivas impulsadas por el Principado

Incendio en la sierra del Pedroiro, el fin de semana pasado

Redacción/Grado

“Espero equivocarme, pero este fin de semana podrían darse las condiciones para tener una oleada de fuegos como la que ha vivido Cantabria”. Bomberos del parque de Grado temen un febrero “caliente” de incendios, y piden medidas preventivas, de refuerzo de turnos y vigilancia. “La época, la previsión meteorológica, se dan las condiciones para que proliferen los incendios forestales, y deberíamos estar más preparados”, señalan profesionales con larga trayectoria, que el fin de semana pasado ya tuvieron que trabajar en la extinción de varios fuegos en la comarca, como dos en Yernes y Tameza, otro en la sierra de Pedroiro, entre Grado y Belmonte, y otros tres en este último concejo, en Vigaña, Ondes y Las Estacas.

La Asociación profesional de Agentes del Medio Natural del Principado de Asturias (Agumnpa) ya expresó el pasado fin de semana su preocupación por la posibilidad de incendios forestales, y denunció que no están activadas las guardias. “Una vez más tenemos que denunciar la falta de activación de las guardias de incendios forestales y por tanto, la ausencia de vigilancia preventiva que evite la proliferación de los incendios en Asturias”. Los guardias rurales destacan que el Plan contra incendios forestales (INFOPA) establece esta vigilancia disuasoria, pero aseguran que “más de un año después de su publicación, el Gobierno del Principado de Asturias no ha hecho absolutamente nada para establecer un mecanismo de vigilancia que evite los incendios forestales, lo que supone una dejación de funciones y una total irresponsabilidad, dando vía libre a quienes queman nuestro patrimonio natural. Ante esta situación, se da el caso de que a partir de las 14:00 horas, nuestro monte se puede quedar sin vigilancia”. Y piden que “se desarrollen unos horarios específicos para que los Agentes del Medio Natural puedan ejercer su labor con eficacia, que se establezca un protocolo de vigilancia y prevención, que se nos integre en el operativo del 112, que se nos dote de Epis para poder trabajar con seguridad, etc.”

La preocupación ante los incendios centró esta mañana parte del debate parlamentario en la Junta General del Principado. La diputada de Podemos Paula Valero presentó una interpelación al Consejo de Gobierno sobre la prevención de incendios forestales. Valero se refirió también a la situación vivida en Cantabria el fin de semana pasado, y señaló que es una situación que puede repetirse en Asturias, donde hay una cultura de uso del fuego muy similar. La diputada de Podemos reclamó que se activen las guardias de vigilancia, y valoró positivamente la nueva normativa de uso del fuego, que ordena las quemas controladas en los montes, y que se puso en marcha en marzo del año pasado, aunque reclamó que se pongan en marcha medidas para dar a conocer los sistemas regulados para usar el fuego con seguridad.

La consejera de Desarrollo Rural, María Jesús Álvarez, defendió las medidas preventivas de lucha contra el fuego que impulsa el Gobierno autonómico, que deben partir de la ordenación de los usos de los montes, las inversiones en silvicultura y el uso racional de la cultura del fuego. “Hay que ser conscientes de que más del 90 por ciento de los incendios están provocados por la mano del hombre, de forma negligente o culposa”, señaló la consejera, que cifró en más de 6.000 los incendios declarados en Asturias desde 2014, con casi 65.000 hectáreas calcinadas. La salida, para la consejera, pasa por tener en cuenta “los intereses de todos los colectivos” que desarrollan sus actividades en los montes, y ordenar los usos. “Desde 2015 hemos aprobado más de 150 planes de ordenación de montes, más de 63.000 hectáreas”.

En cuanto a las quemas controladas, la titular de Desarrollo Rural aseguró que su departamento tramita anualmente unos 10.000 permisos de quemas. En cuanto a la aplicación del nuevo decreto que regula el uso del fuego, desde marzo pasado se solicitó la quema de 6.800 hectáreas, y se autorizó en 4.500, de las que ya se han ejecutado 2.000. La consejería ha acometido además desbroces en 3.000 hectáreas. Álvarez aseguró, además, que “se están cumpliendo las guardias” de los Agentes de Medio Natural.

Deje su comentario

Comentarios recientes

Diario digital del Camín Real de la Mesa