Publicado el: 13 Mar 2019

‘Los guantes blancos’, teatro en clave de mujer

La obra de Carlos Barros, presentada en Grado, profundiza en la mentalidad femenina en una obra intensa ambientada en la Transición

Los participantes en la presentación, junto al autor

B. A./Grado

Dentro de los actos que con motivo del 8-M, día Internacional de la Mujer y organizados por la Concejalía de Igualdad, la semana pasada fue presentada en la Casa de la Cultura de la villa moscona la obra teatral de Carlos Barros San José “Los guantes blancos”. El autor estuvo acompañado en esta ocasión por Luis Pardo, que ejerció como conductor del acto; Ana Cachero, del Centro Asesor de la Mujer; Gustavo Adolfo Fernández, cronista oficial del concejo y Beatriz Álvarez, colaboradora de LA VOZ DEL TRUBIA.
La obra en dos actos es un texto en el que las mujeres son personajes fuertes y muy definidos, escritos para ser representados. Se trata esta de la segunda obra del autor que desde que se publicó está realizando una serie de presentaciones por toda Asturias con muy buena acogida. La obra en clave femenina, pues no aparece ningún hombre, sigue el esquema del teatro clásico: la acción se desarrolla en un único día, una tarde y una mañana del día siguiente, en el piso donde viven las protagonistas, en dos actos en lugar de los tres clásicos, tiene lugar en el año 1978, en la Transición.
Luis Pardo empezó el acto haciendo una reflexión sobre lo excepcional al que supone leer teatro en las bibliotecas. Un género cuya lectura en sí misma puede ser muy entretenida y enriquecedora y tras una breve introducción pasó el testigo a los invitados, preguntándoles por sus impresiones a partir de la primera lectura de la obra. Ana Cachero se centró en las emociones que le provocó la lectura, miedo, ansiedad, soledad, “porque realmente se visualiza la acción sobre un escenario. La protagonista se quita y se pone los guantes, gestos que se repiten varias veces y que originan distintas sensaciones”.
Gustavo Adolfo Fernández analizó la obra desde el punto de vista de bibliotecario. Y se preguntó por qué en todo este tiempo “nunca se presentó ningún libro de teatro en esta sala ni se leyó ninguno en el club de lectura. El teatro es una lectura que entra muy bien, te ayuda meterte en la obra y a entender los personajes”. A Fernández la lectura le transmite “los prejuicios de las mujeres aferrados a la dictadura franquista”. También destacó que es un drama con elementos de tragicomedia. “No se entiende por qué no se lee más teatro porque es una lectura muy ágil ” afirmó y destacó la importancia de presentar a autores de teatro. “Hay que abrirse a nuevos autores de teatro como a nuevos novelistas” A todos los presentes le resultó interesante que los papeles de la obra sean papeles “para actrices de edad”
A Beatriz Álvarez por su parte, no le sorprendió nada que detrás de los cuatro personajes femeninos hubiera un autor masculino. “Los hombres son perfectamente capaces de dibujar la psicología femenina y su universo y viceversa. Hacerlo tan bien solo demuestra una excepcional sensibilidad”. En último lugar intervino el autor para primero justificar el título sobre el que tuvo dudas. “La protagonista se quita y se pone constantemente los guantes, la clave está en saber cuándo se los pone, en su casa los quita, se los pone cuando está expuesta. Es una especie de defensa hacia el mundo exterior, donde es vulnerable”. Reconoció que los personajes vienen inspirados por personas reales que existieron, “todos cometemos errores que no superamos y vivimos tormentos interiores, esta obra te llega sin querer”.
Una tarde muy interesante que originó una profunda reflexión sobre la creación literaria y el teatro como género.

Comentarios:

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa