Publicado el: 18 Mar 2019

El Nonaya, con 300 kilos de basura menos

Los vecinos de Cornellana encontraron hasta mesitas de noche tiradas en la ribera del río

Los voluntarios, entre los que estuvo el alcalde de Salas, Sergio Hidalgo

A. P. F./Salas

Vecinos de todas las partes del mundo se han puesto manos a la obra para limpiar lo que otros, sin conciencia, tiran. Limpian playas, bosques y en Cornellana, el reto se centró en la ribera del Nonaya, gracias a la iniciativa en redes sociales de un vecino, David Valiela. La limpieza se celebró el sábado, y contó con el respaldo del Ayuntamiento, que puso bolsas y el transporte de la basura retirada, y con la implicación del alcalde, Sergio Hidalgo. Los voluntarios limpiaron un tramo del río Nonaya, desde la parte alta del Monasterio de Cornellana hasta el área recreativa, y sacaron 300 kilos, que llenaron más de 20 bolsas de plásticos, cuerdas, alfombras, cables, ruedas, que llenaron de desperdicios el todoterreno del Ayuntamiento lleno de más y más basura. Hasta una cafetera se sacó del río en una jornada de limpieza que duró unas cuatro horas pero que dejó impactados a los voluntarios por la gran cantidad de plásticos y basura recogida del río. “Es urgente concienciarnos y sensibilizarnos, no podemos seguir contaminando todo lo que nos rodea con nuestros propios actos”, señala alguno de los voluntarios. El impulsor hace una valoración positiva de la experiencia. “Hubo más voluntarios de los que creía, y encima muy trabajadores todos, y por ello os estoy muy agradecido. También había mucha más basura de la que me esperaba y me parece una pena haber dejado parte del Nonaya sin limpiar, pero está claro que hicimos todo lo que estaba de nuestra parte para dejarlo lo mejor posible”. Valiela también se mostró “alucinado por la gran cantidad de plástico, que ya es diminuto ya en esta zona, además de encontrar elementos sorprendentes como cafeteras, mesitas de salón, ropa…”. Una iniciativa que demuestra que todos podemos hacer algo por mejorar nuestro entorno, sólo con levantarnos del sillón.

Los voluntarios, limpiando la ribera del río, el pasado sábado

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa