Publicado el: 03 Abr 2019

Ganadero desde el móvil

Ya se comercializan en la comarca collares de geolocalización, una tecnología que ha llegado para quedarse y que el Principado subvencionará para facilitar la ganadería en extensivo, la más extendida en Asturias

Una cabra con un dispositivo de geolocalización

M. L. / Grado
El campo está cambiando. Industria 4.0, algoritmos, big data o internet de las cosas (IoT) son términos que ya no son ajenos al sector. Hoy en día somos capaces de tener conectados todo tipo de dispositivos a un teléfono móvil y con ello ganar en eficacia en la gestión empresarial del tipo que sea, hasta el punto que la consejería de Desarrollo Rural ha aprobado las bases para subvencionar dispositivos de control y monitorización del ganado.
Ya se comercializan sensores que incorporados a determinados dispositivos captan información y a través de un servidor la hacen llegar al software de una aplicación móvil que los interpretará.
El veterinario Celestino Sánchez Préstamo es el comercializador en Asturias de algunos de estos instrumentos. Ejemplos con esta tecnología tenemos hoy en nuestro país dispositivos como el collar de geolocalización y monitorización GPS que permite al ganadero saber a través de una app móvil dónde están los animales y cómo se encuentran. El dispositivo avisa si el animal entra o sale de un recinto virtual, la distancia recorrida y el grado de actividad diaria o la media semanal, el recorrido en las últimas 24 horas, proximidad al parto o celo, la temperatura superficial, o incidencias climatológicas; ante cualquier incidencia en alguno de estos parámetros la aplicación avisará mediante un mensaje. Este dispositivo permite tener un grado muy alto de conocimiento del comportamiento del rebaño gracias al control del mismo durante las 24 horas.
Las posibles dificultades reales de cobertura necesaria para su funcionamiento son aminoradas al utilizar dos tecnologías diferentes, GSM o móvil y Sigfox, la cual permite un menor consumo de energía y una mayor duración de la pila (hasta dos años) así como la colocación de microantenas que aporten cobertura propia.
Otro ejemplo de dispositivos inteligentes es el sensor de partos. Se trata de un sistema no invasivo que colocado en la cola la vaca detecta por un cambio en los movimientos de ésta y la interpretación de algoritmos complejos la inminencia del parto del animal, del cual avisará a dos teléfonos móviles por SMS, email y a la aplicación, una hora antes del mismo. Para su funcionamiento es imprescindible la cobertura móvil multioperador en el establo.
Tractores por control remoto, cámaras de visión nocturna o los robots de ordeño son otros ejemplos de tecnología aplicada al mundo rural.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa