Publicado el: 23 Abr 2019

La Fiscalía pide seis años para el moscón acusado de abusar de una niña discapacitada

La Audiencia Provincial acoge mañana el juicio, en el que el Ministerio Público solicita también cuatro años de prisión para la madre por consentirlo

Palacio de Justicia de Oviedo

Redacción/Grado

Un vecino de Grado se sienta mañana en el banquillo en la Audiencia Provincial por abusar presuntamente, al menos en dos ocasiones, de una niña con discapacidad intelectual en las inmediaciones de un bar de la villa. La madre de la menor está también acusada de consentir los abusos sexuales. La Fiscalía pide para el hombre, que tiene en la actualidad 84 años, una pena de prisión de seis años, tres por cada uno de los delitos, y para la progenitora solicita cuatro años de cárcel.

Según la Fiscalía, la víctima, nacida en 2003, sufrió un primer episodio de abusos en el año 2014, cuando tenía 10 años y el acusado 79. El hombre “llevó de la mano a la menor desde un bar de Grado, donde la niña estaba con su madre, hasta detrás del camión de su propiedad que estaba estacionado en las inmediaciones. Allí la besó continuadamente en la boca. La situación se mantuvo hasta que una mujer que estaba sentada en una terraza cercana” se acercó a comprobar qué ocurría y reprendió al hombre, que se marchó. Dos años más tarde, en enero de 2016, la madre se encontró con el acusado sobre las cuatro de la tarde, frente al mismo establecimiento hostelero de Grado. La mujer entró en el bar y dejó con él a la niña, siendo, según la Fiscalía, “totalmente consciente de que éste iba a realizar actos de naturaleza sexual con la menor”. El hombre volvió a llevar a la menor tras su camión, “que tenía aparcado muy cerca del bar y allí estuvo durante 10 minutos abrazando a la niña y realizándole tocamientos. Algunos clientes que estaban en el local, así como la camarera del mismo, salieron fuera a ver lo que estaba ocurriendo”, pero la madre de la menor, que también padece una discapacidad mental leve, se quedó en el local. “Tampoco reaccionó cuando varios de esos clientes que habían salido volvieron al establecimiento relatando lo que habían visto”, destaca la Fiscalía, que añade que al final se llevó de allí a su hija “sin hablar para nada con el otro acusado y sin preguntarle qué había pasado”. Al hombre se le imputan dos delitos de abusos sexuales, y a la madre, uno (el ocurrido en 2016), por omisión, y se le aplica el atenuante por anomalía psíquica.

Para el vecino de Grado el Fiscal pide en total 6 años de prisión, inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena, prohibición de aproximación a menos de 100 metros a la niña, a su domicilio, lugar de estudio o trabajo o cualquier otro frecuentado por ella, así como de comunicación con la misma por cualquier medio, todo ello por un período de 8 años y 5 años de libertad vigilada, consistente en la obligación de seguir programas de educación sexual. Para la madre, pide 4 años de prisión, inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena e inhabilitación especial para el ejercicio de la patria potestad durante 5 años. Se solicita igualmente que se le imponga la medida de libertad vigilada durante 5 años a partir de la fecha en que  finalice el cumplimiento de las penas de prisión, consistente en la obligación de seguir programas de educación sexual. Por vía de responsabilidad civil, el Ministerio Fiscal solicita que los acusados indemnicen conjunta y solidariamente a la menor, en la persona de su padre como representante legal, con 2.000 euros por los perjuicios psíquicos causados, más los intereses legales correspondientes.

 

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa