Publicado el: 27 Abr 2019

“Sacar los camiones es la obra más importante en Trubia en décadas”

[Entrevista a Wenceslao López, alcalde de Oviedo]:

“Es necesario hacer un plan para prevenir inundaciones”

“Oviedo necesita que este proyecto de regeneración y buena gestión se consolide, en cuatro años es imposible hacerlo”

Wenceslao López, en el despacho de Alcaldía en Oviedo

L. S. / Oviedo
Wenceslao López (Oviedo, 1948) llegó a la Alcaldía de la capital asturiana en 2015, tras un Pleno de infarto en la que las complejas relaciones entre la Federación Socialista Asturiana y Podemos parecían poner todas las bazas a favor de su rival, Agustín Iglesias Caunedo (PP). El voto de Somos Oviedo, el grupo mayoritario de la izquierda, le dio por sorpresa el bastón de mando, para desalojar a los populares y encabezar el primer gobierno progresista en 24 años. Economista y experto en inteligencia artificial, es un político de largo recorrido, que ya fue concejal en la Corporación ovetense entre 1979 y 1983.
-¿Qué encontró y qué cree que ha logrado en estos casi cuatro años de Alcaldía?
-Es difícil de explicar lo que encontramos. Hay una parte visible, las grandes losas que la derecha dejó y que en su momento fueron vendidas como motores económicos, pero que fueron un fiasco absoluto. Villa Magdalena, que costó más de 60 millones de euros, más de 52 millones de euros extras que por fin hemos logrado que sean investigados por el Tribunal de Cuentas; los palacios, donde Oviedo perdió una cantidad ingente de patrimonio, el antiguo Carlos Tartiere y la parcela del Vasco, con un palacio de Congresos por el que además después de un proceso judicial muy complejo hemos tenido que pagar 18 millones de euros. En total, entre patrimonio y plusvalías, esa operación le costó a los ovetenses unos 90 millones de euros. Son los dos casos paradigmáticos, pero hay muchos más. El auditorio, por ejemplo, que se inauguró sin cumplir la norma de seguridad, y cuya adaptación nos costará 2,5 millones; un Carlos Tartiere mal ubicado, mal diseñado y mal construido; el mercado de La Corredoria… Desenredar toda esa madeja y defender el interés público nos ha consumido muchos recursos, muchos días y horas de trabajo y esfuerzo, que no pudimos dedicar a otros asuntos. Ha sido un trabajo ímprobo. Y luego lo que no se ve, el estado de la maquinaria administrativa, bajo mínimos. El Ayuntamiento que dejó el PP tenía un 20 por ciento menos de funcionarios que cuando lo encontró. Recuperar el personal y el conocimiento lleva mucho tiempo y esfuerzo, cuando además la legislación no nos permitía hacer nuevos contratos. Una situación muy compleja que ha ralentizado nuestro trabajo.
-¿Y en cuanto a logros?
-Ante una situación tan caótica como la que había, no nos dedicamos a los grandes proyectos, pero sí a poner al día y en orden aspectos de la ciudad que estaban muy abandonados. La limpieza de los barrios, la reposición y mejora de aceras, con un 30 por ciento más de presupuesto, y un enorme esfuerzo para paliar los efectos de la crisis, que habían dejado a muchas familias ovetenses en muy mala situación. La Cocina Económica, por ejemplo, registra un 10 por ciento más de usuarios cada año. Nos hemos volcado en la labor de proteger a los más vulnerables, con las becas de libros, de comedor, los desayunos escolares, la atención a los mayores o la pobreza energética. En algunos casos, hemos hecho aumentos presupuestarios de más del 50 por ciento.También hemos puesto las bases para desarrollar proyectos de futuro, como la Fábrica de Armas de La Vega.
-¿Y en Trubia?
-Hemos sacado adelante un convenio con el Principado y Química del Nalón para hacer una obra que permita sacar el tráfico pesado del centro de Trubia. Va a ser la obra más importante en décadas, por el aumento en seguridad en el centro del pueblo, y también por la mejora en la calidad del aire, y en el ruido. Sacar cerca de 100.000 vehículos al año, entre tráfico pesado y ligero, va a suponer un cambio radical para la calidad de vida en Trubia. El Principado hará el proyecto, y la financiación será a tres, un 20 por ciento Química del Nalón, un 30 por ciento el Ayuntamiento y el resto la Administración regional.
-¿La contaminación se ha reducido?
-Ha mejorado, y va a mejorar aún más. Cambiamos la estación de control para tener datos más fiables, y en colaboración con el Principado se ha impulsado un plan que ya ha permitido reducir las emisiones de benceno, sobre todo por el gran esfuerzo inversor que ha hecho Química del Nalón. Industrias Doy también, aunque va un poco más atrás porque no tiene la propiedad de la parcela y ha tenido que llegar a un acuerdo, pero va por buen camino.
-Otra de las grandes preocupaciones de los vecinos están siendo las inundaciones.
-Ya es evidente que estamos ante un cambio climático, que afecta más a zonas de ribera, como Trubia, que tiene parte de sus edificios en zonas inundables. Se producen grandes trombas de agua, y eso, unido al abandono del campo, que antes atendían los paisanos, está generando problemas. Es necesario hacer un plan para prevenir inundaciones, en Trubia y en otros lugares del concejo que tienen también ese problema.
-¿Y en cuanto a inversiones?
-Se han hecho bastantes cosas. Hemos resuelto el problema de accesibilidad de la pasarela con Soto, el aparcamiento del colegio de El Villar, el cuartel de la Policía Local.
-Hay dos pendientes, muy esperadas: el arreglo del campo de Quintana y el nuevo polideportivo.
-Puedo asegurar que se harán, pero hemos tenido enormes problemas burocráticos para sacar adelante proyectos, en parte por la escasez de personal, y también por los recursos que nos han llevado los enormes problemas que encontramos. La tardanza en aprobar el presupuesto es también un problema. El tiempo de tramitación de un proyecto es de nueve meses, y si no está todo a punto, aprobando el presupuesto en abril, y luego hay que tramitar el crédito, hasta junio no se puede empezar a contratar. La legislación de contratos es también más compleja. Es algo que no se ha querido entender, la necesidad de tramitar a tiempo la parte burocrática del presupuesto.
-En la negociación con Defensa para La Vega, ¿ha sido posible negociar algo para Trubia?
-Está pendiente el centro de interpretación de las fábricas de armas, que debería haberse habilitado en un edificio que Defensa estaba dispuesta a ceder. Pero se trata de una nave ubicada en una zona inundable, y el otro inmueble que nos ofrecían obligaba a pasar por el recinto de la fábrica y comprometía la seguridad, así que no ha sido posible.
-También es muy esperado el autobús gratuito.
-Ahí encontramos también un contrato que ha sido necesario esclarecer, porque se habían introducido algunas modificaciones que no estaban reflejadas en las condiciones del contrato. Ha sido un proceso complejo, que nos ha obligado a ir al Consejo de Estado. No obstante, el 1 de mayo comenzará a recogerse la documentación para poder implantar el autobús gratuitos a parados y menores de doce años, y esperamos que el cambio, y la modificación de las líneas, pueda hacerse en agosto.
-Vuelve a encabezar la candidatura del PSOE. ¿Se ve reeditando el tripartito?
-Hay que ir paso a paso. Creo que hay que dejar hablar a la ciudadanía, el voto es el que manda. Cuando se sepan los resultados, interpretar ese voto y transformarlo en un gobierno. Si la gente va a votar, el resultado será un voto progresista. Oviedo necesita que este proyecto de regeneración y buena gestión continúe, en cuatro años, es imposible desarrollarlo por completo.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa