Publicado el: 15 May 2019

Santo Adriano propuso cobrar tasas para mantener la Senda

La propuesta del Ayuntamiento de hacer de pago los aparcamientos de Buyera y Tuñón no prosperó

El alcalde de Proaza espera obtener financiación de Desarrollo Rural y Medio Ambiente para reparar los tramos más conflictivos de la ruta

Los alcaldes de los concejos de los Valles, con la consejera de Desarrollo Rural, María Jesús Álvarez, en la Senda, en una imagen de archivo

Redacción/Grado

Diferencias políticas y complicaciones administrativas han ido dejando el mantenimiento de la Senda del Oso en manos de los “parches” y las obras de urgencia, una situación que ha deteriorado el estado de la mayor infraestructura turística de los Valles, como quedó dramáticamente demostrado el pasado domingo, con el accidente que costó la vida a un ingeniero de Valladolid de 60 años. La situación económica de los cuatro ayuntamientos por los que transcurre el recorrido, en muchos casos muy precaria; las diferencias políticas que separan a algunos de ellos, sobre todo a Teverga (con gobierno de IU) respecto a Quirós, Santo Adriano y Proaza (los tres en manos del PSOE) y el agotamiento total del organismo responsable del recorrido, la Mancomunidad de los Valles del Oso, están detrás del deterioro de la ruta, hasta el punto que algunas voces piden su cierre al público.

Ante la alarma generada por el último accidente mortal (hubo otro anterior, que le costó la vida a una turista que se apoyó en una valla en mal estado para hacerse una foto), los alcaldes han reconocido que no tienen capacidad económica para garantizar su adecuado mantenimiento, un problema que ha estado presente en la política local y regional en los últimos años.

Teverga (IU) pidió en reiteradas ocasiones un Plan Integral de mejora para la Senda, y llevó su petición a la Junta General del Principado, a través de una iniciativa parlamentaria planteada por el diputado de la coalición Ovidio Zapico. El Gobierno replicó entonces que aportaba ayudas ocasionales, según la disponibilidad presupuestaria, pero que la competencia era de la Mancomunidad de los Valles del Oso, en la actualidad en proceso de disolución.

El Ayuntamiento de Santo Adriano, por su parte, propuso cobrar por los aparcamientos públicos de Buyera y Tuñón, unas tasas que hubieran servido para financiar el sostenimiento de la infraestructura, una idea que llevó a Pleno en 2016, pero que no llegó a prosperar. Un año antes, en mayo de 2015, planteó que la gestión integral de la Senda se encomendara, a través de un convenio, a la Fundación Oso de Asturias. La propuesta fue en aquel momento rechazada por Teverga, que pedía una gestión pública.

La idea ha resurgido en los últimos tiempos, y cuenta con el respaldo de tres de los municipios (Quirós, Proaza y Santo Adriano), aunque choca con el mismo problema: quién pone el dinero para acometer las obras.

Hoy, la alcaldesa de Teverga se reunirá con el consejero de Presidencia, Guillermo Martínez, para plantear el problema. Por su parte, el alcalde de Proaza, Ramón Fernández García, se ha puesto en contacto con distintas consejerías, para pedir apoyo para acometer las obras más urgentes. En concreto, ha hablado con la consejería de Desarrollo Rural y con la viceconsejería de Medio Ambiente, con el objetivo de conseguir financiación para hacer mejoras.

Recientemente, el pasado mes de marzo, el Principado adjudicó obras de seguridad en la Senda, en tramos sin barandillas y en seis puentes, por 28.762 euros.

 

Comentarios:
  1. borja dice:

    que yo sepa los ayuntamietos de los valles tiene herramietas para el arreglo de la senda
    todos tiene su plan activa de 8 personas por ejemplo proaza 8personas en un activa forestal pero en vez de tenerlos arreglado la senda que si es forestal los tenemos en el centro de proaza barriendo y quitado yerbajos de las aceras

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa