Publicado el: 25 May 2019

Aitana Castaño: “Las mujeres de la Cuenca, las carboneras, merecen que se cuente su historia”

La periodista langreana compartió ‘Los Niños de Humo’ con el Club de Lectura de Las Regueras, y avanzó su próximo proyecto literario

Aitana Castaño, en el centro, con los asistentes al Club de Lectura de la biblioteca pública de Las Regueras

Esther Martínez/Las Regueras

La periodista Aitana Castaño compartió el pasado jueves su libro de relatos “Los niños de humo” con el Club de Lectura de la Biblioteca Pública de Las Regueras. Se trata de treinta y siete relatos en una obra que surgió de la perfecta combinación del ágil y descriptivo lápiz del ilustrador Alfonso Zapico y de la pluma conmovedora, emotiva y con un punto de ironía y un humor especial, de la periodista langreana, actualmente coordinadora de los informativos de la televisión autonómica.

El libro editado por Pez de Plata,  que fue  presentado por primera vez  en la casa de aseos del emblemático Pozo San Luis de La Nueva (Langreo),  ha vendido hasta ahora más de seis mil ejemplares y ha sido presentado casi cuarenta veces, en librerías, bibliotecas, colegios en Asturias, Cataluña, León y próximamente estará en Madrid en la Feria del Libro.

Treinta y siete relatos, de los cuales diez son reales y el resto basados en vivencias de sus vecinos y familiares. Castaño acude a las presentaciones con una camiseta serigrafiada con una foto de su abuelo, uno de sus referentes a la hora de escribir de la memoria e historia de la minería.

“Alfonso Zapico, el ilustrador, entendió desde el primer momento lo que teníamos que hacer y a pesar de vivir en Francia, nos entendimos perfectamente”, afirma Castaño, quien escribió el primer relato de “Los niños de humo” en Madrid, cuando aún era alumna de la Facultad de Periodismo de la Universidad Complutense, hace quince años.

Ambos, narradora e ilustrador, rescatan a cuatro manos las vivencias de los que les precedieron, en un lugar,  un espacio de tiempo y una forma de vida en la que los personajes conviven con el dolor y el miedo, pero donde a la vez queda espacio para la música, el cine, la historia, la valentía, el honor, la solidaridad y la lucha obrera de las Cuencas Mineras, y creen que es obligación de su generación (que no pisó la mina) contar testimonios directos de quienes les precedieron.

El libro además de por el contenido es una obra original en cuanto a la presentación; detalles como las guardas color carbón, el índice que dibuja las entrañas de la mina, el glosario de términos muy de la cuenca, o la colección de postales dibujadas por Zapico.

En Las Regueras, municipio que la periodista conoce por motivos personales, dice que se encuentra como en casa y confesó que ya está pensando en una nueva publicación, “tendré que buscar tiempo porque no me da la vida para todo, pero las mujeres de la cuenca, las mujeres de minero, las represaliadas, las discriminadas, las carboneras, se merecen que se cuenten sus historias, solo me falta tiempo para ponerme con ello”.

Afirma Aitana Castaño que aunque el libro está escrito en castellano, sí utiliza expresiones y términos en asturiano y reinvindica la necesidad de “oficializar el asturiano, ya”. Amante de la música asturiana, la tarde literaria terminó con las estrofas de “Carbonera”, entonadas por la periodista. “Per un galán toi morriendo, que ye el meyor picaor, el más valiente chisteru del grupu d’El Rimaderu. Que ye mina de carbón”.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa