Publicado el: 15 Jun 2019

Trabanco: “Venimos a trabajar, no moriremos de éxito”

El alcalde de Grado plantea en su toma de posesión el reto de integrar al concejo en el área metropolitana central y luchar contra el descenso de población

PP y Cs piden que el equipo municipal gobierne “para todos” y el PSOE aplaude la “forma diferente de hacer política” de la izquierda

José Luis Trabanco recibe el bastón de mando de Edelmiro González, el concejal de más edad

L. S./Grado

Con la sala polivalente de la Casa de Cultura llena hasta los topes, y entre aplausos, esta mañana tomó posesión de la Alcaldía de Grado José Luis Trabanco (IU) al frente de una amplia mayoría absoluta (de ocho concejales, uno más de los necesarios). Trabanco, que logró crecer en votos respecto al anterior mandato, agradeció el apoyo de los moscones “a un trabajo en equipo” y prometió mantener el esfuerzo para sacar adelante su programa electoral. “Venimos a trabajar, no moriremos de éxito”, anunció. Entre los retos del mandato que empieza destacó el de integrar a Grado en el área metropolitana central, “como la parte más occidental de esta realidad, que es imparable”, y que supondrá beneficios “en movilidad” y en desarrollo industrial. El otro gran problema, señaló, es el demográfico, una situación que “no puede resolver una Administración local en solitario”, ya que se requiere “que los jóvenes puedan acceder a empleos bien pagados y seguros, no precarios” para poder tener hijos. Y dio el dato frío: en un año en el concejo de Grado murieron 155 personas, y se produjeron 55 nacimientos. “Vamos a seguir trabajando por dar servicios públicos de calidad, por cuidar a los más mayores y a los niños, por tener una gran actividad cultural y deportiva, y por planes de empleo” que ayuden a fijar población. “Programa, programa, programa”, remarcó, recordando la famosa frase de Julio Anguita.

Trabanco hizo este discurso al finalizar una sesión que comenzó con la constitución de la mesa de edad, integrada por el concejal de más edad y el más joven, ayudados por el secretario municipal. Edelmiro González, como edil más mayor, ejerció la presidencia, asistido por Illán Fernández, el más joven de la Corporación. Ambos prometieron sus cargos en primer lugar, y González fue llamando, por orden alfabético, a los ediles acreditados por la junta electoral.

Edelmiro González e Illán Fernández, los concejales que formaron la mesa de edad

Como era de esperar los concejales conservadores juraron sus cargos, mientras que los ediles de PSOE e IU los prometieron. El grupo popular quedó integrado por Patricia Álvarez (en el anterior mandato, representante de Foro) y por Ámbar Álvarez, que vuelve a la Corporación tras la renuncia de José Manuel Puente. El PSOE, por el anterior portavoz, Alfredo Varela, y por la nueva edil Cristina Riesgo, y Ciudadanos entra en el Ayuntamiento por primera vez, representado por José Ramón González, anterior portavoz de los No Adscritos. Los concejales de IU prometieron, en algunos casos, con fórmulas personales, en respuesta a la pregunta del secretario: “¿Jura o promete por su conciencia y honor cumplir fielmente las obligaciones del cargo de concejal con lealtad al Rey, y guardar y hacer guardar la Constitución como norma fundamental del Estado?”. La concejala Lorena Álvarez (IU) que se estrena en la Corporación, prometió “acatar la Constitución y trabajar para cambiarla”, mientras que varias ediles (Elsa Suárez y Marina Solís) contestaron en asturiano, “faigo promesa”. El concejal Plácido Rodríguez prometió “por imperativo llegal como ciudadano que defiende la unidad de España dentro de un marco republicano”, en el que “cabe la cooficialidad del asturiano”.

Una vez constituída la Corporación, Edelmiro González dio la palabra a los portavoces de los grupos municipales. Todos los grupos de la oposición renunciaron a presentar candidato a la alcaldía.

José Ramón González, concejal de Ciudadanos, antes de tomar posesión de su cargo

José Ramón González felicitó a Trabanco por sus resultados, y agradeció el apoyo de los moscones que “han depositado su confianza en nosotros y han permitido que por primera vez Ciudadanos esté representado en Grado”. González destacó que el cargo de concejal es “una herramienta para luchar por el bien común”, lo que se comprometió a hacer “desde una postura de centro”. Y reclamó a los demás grupos que “hagamos un ejercicio de respeto” por encima de las diferencias ideológicas, “con diálogo y trabajo”.

Cristina Riesgo y Alfredo Varela, antes de prometer sus cargos

Alfredo Varela animó al equipo de gobierno a “redoblar el trabajo” por Grado. “Hace cuatro años asistimos al pleno de constitución con la ilusión del cambio de ciclo. Estos cuatro años se ha visto una forma diferente de hacer política”, señaló, lo que “se ha reflejado en las urnas”. “Hicieron cosas bien, pero también mal. Les animamos a redoblar esfuerzos”, pidió Varela.

Patricia Álvarez también felicitó a Trabanco por sus resultados, y destacó que con ella y su compañera Ámbar Álvarez el PP vuelve a sentarse en el Pleno, como primera fuerza de oposición. Prometió hacer política desde el “centro derecha” con “responsabilidad y compromiso”. “Puede contar con nosotros para apoyarle en todo lo que sea de interés general del concejo. Haremos una oposición rigurosa desde el respeto”, anunció, y reclamó a IU que “gobierne para todos los moscones, no sólo para los que les han votado”.

Las dos concejalas del PP, Patricia Álvarez y Ámbar Álvarez

Tras las intervenciones, se votó al único candidato a la Alcaldía, Trabanco, que resultó investido con los votos de sus ediles (Edelmiro González, absorto en su trabajo de presidir el Pleno, casi se olvida de alzar la mano). Y así recibió el bastón de mando.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa