Publicado el: 19 Jun 2019

‘Escape room’ para el fin de curso en el colegio El Villar

El profesorado sorprendió a los niños y niñas de 5 y 6 de Primaria con un divertido enigma lleno de retos, ambientado en una fiesta de graduación

Una de las pruebas que tuvo que solucionar el alumnado/ David Fueyo

David Fueyo/Trubia

El alumnado de 5º y 6º de primaria del Colegio el Villar de Trubia difícilmente va a olvidar este fin de curso en el que han tenido que enfrentarse a un reto en el que la habilidad, el trabajo en equipo, la observación y la agilidad mental han ido de la mano como despedida del curso académico.

El profesorado del centro lleva meses preparando diversas pruebas encadenadas que llevarán al alumnado a poder abrir una caja cerrada con código numérico. En ella estarán los últimos números para parar una cuenta atrás que se ha proyectado en el gimnasio. El resto estará conseguido si consiguen parar la cuenta atrás antes de llegar a cero, pero eso no será nada fácil. Habrá que buscar entre varios libros una página específica, que rebobinar un cassete con un bolígrafo para poder escuchar la siguiente pista, que fijarse muy bien en la decoración y mobiliario del centro, y sobretodo, de trabajar de forma cooperativa y en equipo para organizarse ante los misterios presentados.

El Escape Room está ambientado en una fiesta de graduación y parte de un vídeo en el que un actor indica al alumnado que si no es capaz de superar estas pruebas deberá quedarse un año más en el mismo curso. El profesorado, indicando que hay un error informático en la publicación de sus notas, los lleva hacia la proyección del vídeo, donde el alumnado, sorprendido, lleva a cabo estas pruebas diseñadas y pensadas para utilizar la mente y además disfrutar de la experiencia de un Escape Room.

Esta propuesta llevada a cabo en secreto para lograr la sorpresa del alumnado, ha sido desarrollado de forma original por un grupo de trabajo de profesorado del centro para desarrollo de su Plan de Lectura, Escritura e Investigación. Se basa en la premisa de aprender jugando y busca, entre otras cosas, desarrollar la imaginación del alumnado mediante la inmersión total en una experiencia de aprendizaje y resolución de problemas real. Por cómo ha disfrutado el alumnado puede decirse que ha sido todo un éxito.

La primera sorpresa, un misterioso mensaje en el gimnasio/ David Fueyo

Dos participantes revisando un plano para resolver el enigma/ David Fueyo

 

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa