Publicado el: 10 Jul 2019

¿Nudo Windsor, sombrero borsalino o pantalones rotos?

 

Luis GARCÍA DONATE

Muy buenas mi querido y siempre veneradísimo público, ya estamos en pleno verano y aunque el cuerpo pide prendas frescas y buscar la sombra de un buen árbol  este mes os traigo un asunto que tiene mucha tela y nunca mejor dicho. Me apetece hablar de moda así que coged los patrones y arrancad las máquinas de coser, empezamos.

La moda, esa dama caprichosa, voluble y cambiante como la brisa veraniega, otorga y quita sus favores con la misma facilidad que un semáforo cambia de color. Un año se lleva esto, al siguiente lo otro y así continúa la progresión a través del tiempo. Por supuesto no nos olvidemos del efecto búmeran, que siempre pueden retornar a los escaparates los estilos de épocas pasadas, todo es cuestión de ciclos. Pero no, no nos meteremos en ese jardín, eso es terreno de los académicos así que hecho este pequeño inciso aclaratorio hablemos de lo que realmente concierne a este humilde ensayo, la moda de la vida diaria.  En estos tiempos, con solo salir a la calle uno se encuentra con todo tipo de estilismos, clásico, punk, casual, traje y corbata, camisa y vaqueros, incluso un buen día vi a un tipo que llevaba capa y no es broma. En aquel mismo instante llegué a la conclusión que aquí pongo por escrito, somos un lienzo en blanco y la verdadera razón de ser de la moda es el sentido de la propiedad y de la oportunidad, lo que quiere decir que una misma persona puede aparecer con traje y corbata que con un chándal de Addidas siempre y cuando no lleve el chándal a la ópera y vaya de traje a buscar setas por poner un ejemplo, todo estilo es válido siempre y cuando case con el gusto,  la personalidad y el contexto de quien lo lleve, si se sabe escoger nada está fuera de lugar. Dicho esto añadiré para que los influencers no pidan mi cabeza que por supuesto lo aquí descrito no es sino la simple opinión de un profano y que con ella espero no ofender a nadie, nada más lejos de mi intención.

Hasta aquí el artículo de este mes, como siempre espero que haya sido de vuestro agrado y que lo hayáis encontrado entretenido, ameno y por qué no, útil.  Antes de irme una última cosa, no os toméis en serio las modas, sed fieles a vosotros mismos puesto que lo que está de moda siempre acaba siendo monótono, la diferencia, el exotismo, es lo que realmente vende. Dicho esto me despido damas y caballeros, a vuestro servicio, hasta más ver.

 

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa