Publicado el: 13 Jul 2019

España a través de los ojos de Cervantes

En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme…”, es la frase con la que inicia la obra literaria de mayor importancia en la lengua española. Esta nos permite comenzar a crear el escenario, mediante el cual Miguel de Cervantes Saavedra nos transporta a ver todo el esplendor de la España que le tocó vivir.

 

Don Quijote y Sancho

El Quijote en la narrativa viajera de Cervantes

La región de Castilla-La Mancha, es una de las que mejor describe Cervantes dentro de su obra literaria, y es una de las principales referencias al hablar de su más grande éxito literario, Don Quijote de La Mancha. Es esta obra que ha sido traducida a innumerables idiomas y lenguajes, incluyendo el asturiano a cargo del trubiecu Pablo Suárez, la que más hace uso de referencias geográficas de la España que le tocó vivir a Cervantes, en particular hacia la región de La Mancha, donde ocurren las aventuras del Quijote y Sancho Panza. A través de la interacción con diversos personajes de esta región, los protagonistas emprenden numerosos viajes que dan una idea sobre la mentalidad iterativa de Cervantes. Además de ello, la primera proclama feminista también apareció en esta obra de la voz de Marcela, siendo una mujer que reclama la independencia y que da impulso a la vigencia actual del Quijote.

Sevilla como la ciudad favorita de Cervantes

A pesar de que Cervantes nació y murió muy cerca de la capital española, y de que la narrativa de su más grande obra se basa en la región de Castilla-La Mancha, el diario ABC describe los lugares en los que Cervantes inspiró su obra, siendo la ciudad hispalense la que más se ve reflejada en sus escritos. Relatando con detalle la energía y el movimiento que se vive en las calles de la capital de Andalucía, Cervantes ofrece dentro de Rinconete y Cortadillo descripciones detalladas de las puertas de Carmona y La Carne, así como de la Torre de Oro y el río Guadalquivir. Es justo en estas calles llenas de vida donde los protagonistas hacen del juego de Veintiuna una de sus fuentes de ingresos, mismo juego que ha trascendido el paso de los años y ahora puede encontrarse mediante su equivalente de Blackjack, que ofrecen las plataformas online al lado de otros juegos virtuales como Betway ruleta que se puede jugar con dinero real, sin necesidad de descargar.

Otras historias como El Celoso Extremeño, El rufián viudo llamado Trampagos y Pedro de Urdemalas, también centran su narrativa en la ciudad de Sevilla, la cual ocupa un lugar importante en la vida de Cervantes. Cabe mencionar que el autor pasó 13 años viviendo ahí como recaudador de impuestos y dándole tiempo para recopilar las historias que hoy en día se encuentran a la venta en plataformas como Amazon y hacen parte del libro Novelas Ejemplares.

 

 

Sevilla

 

España en los ojos de Cervantes

En la actualidad, es posible leer a Cervantes tan solo con levantar la vista en Madrid, ya que la ciudad donde pasó varios años de su vida, y que también es el lugar de su último descanso, le rinde homenaje a su obra en sus calles. Dentro de su obra póstuma, Los trabajos de Persiles y Sigismunda, Cervantes describe a Madrid como una ciudad excitante y cosmopolita, destacando la belleza del Palacio Real y de los Jardines de Sabatini, mientras les ofrece un momento de descanso y bienestar a los protagonistas de su obra. Otra de las ciudades que Cervantes describe al detalle dentro de su obra, es Salamanca, ya que dentro de la comedia El Licenciado Vidriera, el autor narra el viaje de Tomás Rodaja de Málaga a esta ciudad. Es ahí donde el protagonista realiza sus estudios en la Universidad de Salamanca y recibe la ayuda de un fraile dentro del Convento de dicha ciudad. Gracias a la narrativa itinerante del autor más influyente de la literatura española, conceptos como el de Viajar con Cervantes cobran importancia, ya que la posibilidad de seguir los pasos de Cervantes a través de los lugares donde vivió y los que ocupa en su narrativa, se ha convertido en una nueva forma de hacer turismo más de cuatrocientos años después de los tiempos de Cervantes.

 

Molinos en La Mancha

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa