Publicado el: 16 Jul 2019

Rescatado en estado grave el cazador que se despeñó en Somiedo

El hombre, de 52 años, se cayó por un desnivel de 400 metros, y la niebla dificultó su evacuación, que se prolongó durante seis horas y obligó a portear al herido por tierra hasta Cerezales, donde pudo ser trasladado por el helicóptero medicalizado

Los servicios de emergencia atendiendo al herido/ Foto SEPA

Redacción/Grado

El cazador que se despeñó en el Cornón, en Somiedo, ha sido evacuado ya al HUCA por el Grupo de Rescate de Bomberos del Servicio de Emergencias del Principado de Asturias (SEPA), a bordo del helicóptero medicalizado. El siniestro se produjo al mediodía, cuando el hombre, que cazaba en las inmediaciones de la braña de Cerezales, en la base del Cornón, en Villar de Vildas, sufrió una caída por un desnivel de 400 metros.

El afectado, un varón de 52 años de edad, que fue atendido por la médica-rescatadora presentaba, a expensas de más pruebas y hasta nueva valoración médica, politrauma de carácter grave.

La niebla complicó el operativo de rescate que se alargó durante unas seis horas. En el dispositivo participó además del Grupo de Rescate, Bomberos del SEPA del parque de Proaza, agentes de la Guardia Civil y GREIM de Mieres, Guardería del Medio Natural del Principado de Asturias y vecinos de la zona.

“El Centro de Coordinación de Emergencias del 112 Asturias recibió el aviso a las 11.36 horas de esta mañana. En la llamada señalaban que un cazador se había despeñado unos 400 metros y estaba herido. Compañeros de cacería estaban cerca de él. El aviso lo daba el guarda de Medio Ambiente de Somiedo que no se encontraba en el lugar. En la zona había poca o ninguna cobertura móvil. La Sala 112 del SEPA moviliza al Grupo de Rescate con el helicóptero que intentar acceder por varios lugares hasta el cazador, pero finalmente tiene que regresar a base debido a la niebla. Paralelamente se solicita la colaboración de la Guardia Civil y se moviliza por tierra a Bomberos del SEPA del parque de Proaza. El Guarda Mayor de la zona indica que uno de sus agentes se dirige también al lugar del incidente”, informa el SEPA.

A las 14.15 horas la Guardia Civil informó de que dos agentes habían logrado llegar hasta el herido. En ese momento hay un claro y creen que el helicóptero medicalizado de bomberos podría llegar hasta ellos para evacuar al hombre. “Mientras la aeronave se dirige de nuevo al incidente desde la Central Operativa de Servicios de Oviedo, la Guardia Civil, en contacto con su patrulla, comunican que las condiciones meteorológicas en la zona son muy cambiantes y la evacuación en camilla, porteando, sería muy complicada”. La niebla impidió de nuevo la intervención del helicóptero, por lo que los bomberos de Proaza, que ya habían llegado, comenzaron a portearlo en dirección a León.

“El helicóptero logra dejar a un bombero-rescatador y la médica-rescatadora en el puerto de Las Cerezales, unos 100 metros por encima del puerto de Cogollo de Cebolledo. Desde allí bajan caminando unos 20-30 minutos hasta la zona de Asturias donde se encuentran con el afectado, bomberos de Proaza, vecinos, Guardería de Medio Natural y Guardia Civil que porteaban al herido en camilla. Tras ser atendido por la médica –rescatadora y cambiarlo de camilla, desde allí ya con el GREIM de Mieres que también había llegado al punto de encuentro, portean de nuevo, entre todos y durante 45 minutos al afectado hasta el puerto de Cerezales. Desde allí descendieron unos 100 metros hasta un punto donde pudo finalmente entrar el helicóptero y evacuar al herido al HUCA”, relata el SEPA el complicado rescate.

Mar de niebla desde el helicóptero de rescate/ Foto SEPA

Niebla en la zona donde sucedió el siniestro/ Foto SEPA

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa