Publicado el: 22 Jul 2019

Néxodos hace de Candamo el referente cultural del verano

San Román acoge hasta el domingo la muestra de arte “Memoria, espacio íntimo”, 16 intervenciones en distintos lugares del pueblo, con visitas guiadas diarias, además de conciertos, mesas redondas o teatro

Intervención de Julio Mediavilla en ‘Néxodos’/ Esther Martínez

Esther Martínez/Candamo

“Néxodos. Memoria, espacio íntimo” es desde el pasado día 19 hasta el domingo 28, en San Román de Candamo, el mayor espacio de arte al aire libre de Asturias. Cada día a las 18,30 y el fin de semana a las 13 horas, teniendo como punto de encuentro el Palacio Valdés-Bazán, se realizan visitas guiadas.

Esta es la segunda edición de esta muestra de arte contemporáneo, la primera fue en 2017, que coordina el periodista candamín residente en Madrid Gerardo López.

El término Néxodos surge de la fusión de dos palabras: nexos (unión) y éxodos (marcha). Una íntima conexión entre  la emigración y su huella, entre la memoria, el territorio y el arte contemporáneo aplicado al mundo rural, todo ello surgido de un grupo multidisciplinar de artistas.

A las dieciséis intervenciones realizadas, en distintos lugares del pueblo, se suman recitales poéticos, mesas redondas, proyecciones, teatro, talleres infantiles, ‘conversatorios’, conciertos, presentaciones de discos o sesiones de D.J.

Casi cuarenta actividades en total que sitúan al concejo de Candamo como un referente cultural del verano asturiano.

Utilizar los pueblos y sus espacios cotidianos como contenedores de arte es una de las formas de mitigar la desigualdad de los habitantes de las zonas rurales, con respecto a las urbes. El acceso y  la democratización  y acercamiento de la cultura a todos lugares es un derecho fundamental, que Gerardo López, alma mater de este proyecto, conoce muy bien. “Los vecinos  aportan los espacios ligados a sus recuerdos para ser intervenidos por los artistas, configurando una ruta que puede recorrerse en varios niveles; desde la frontera entre lo público y lo privado, la emigración, el sentido del arte, el redescubrimiento de su pueblo o la visión desde distintos puntos de vista”.

El consistorio de Candamo apoya este proyecto desde los inicios, y así lo manifestó el primer teniente de alcalde, Gustavo Blanco, durante la presentación que tuvo lugar el sábado. Blanco deseó,que “esta edición tenga  el mismo éxito o mayor que la pasada”. También intervino la concejala de Cultura para “destacar la importancia del evento, no solamente por hacer que espacios y localizaciones rurales se conviertan en partes o soportes de las creaciones artísticas, sino también por el grado de esfuerzo e implicación de los artistas, coordinadores, amigos y vecinos. Es además de un proyecto cultural innovador y enriquecedor, todo un ejemplo de colaboración y participación ciudadana”, afirmó Marta Menéndez.

El viernes 20 se reunieron casi todos los artistas para guiar a los asistentes en la primera de las visitas, esta vez un poco a modo de prueba y fuera del programa oficial. Una previa que cumplió con las expectativas y que transcurrió por alguno de los espacios utilizados, como La Paxarada, una plantación de nogales, a la que Virginia López añadió únicamente unas planchas circulares de latón que abrazaban algunos troncos y que llevan escritos mensajes, como “Labrar la tierra, mecer la cuna”. La autora “anima a detenerse y poner atención únicamente al movimiento y a la luz y sus reflejos”.

Julio Mediavilla se inspiró en “las emociones y relaciones que preserva el ser humano” para construir una enorme silla de poliespan situada entre dos paredes de piedra.

Maria Tamames utiliza el cáñamo en un viejo leñero, una “fibra de bajo impacto”.

Javier Ayarza propone en el interior de una cuadra una serie de fotografías inspiradas en la “memoria que yo no he vivido, por eso son opacas”.

Natalia Suárez, una artista  residente en El Valle, estaba encantada de haber tenido un hueco en este proyecto. “Vivo y trabajo desde hace dos años en Candamo y poder compartir mis creaciones junto a estos artistas, es un sueño”.

Sus conejos de cerámica volvieron a dar vida a una antigua conejera.

El ovetense Juan Falcón, utilizó en esta muestra materiales de construcción, y habla en su intervención de la “desmaterialización del arte y de su transformación digital”. El artista es uno de los responsables de Falcón Gallery Studio, en Oviedo. Su hermana y copropietaria de la galería, la concejala socialista del ayuntamiento de Oviedo, Lucia Falcón, estaba también entre el público de esta primera jornada.

La panera de Oscar, como se la conoce en el pueblo, contó con la intervención de Tanja Blanco, que mostraba un suelo decorado con restos de cristales, encontrados en playa y de Salim Malla  con su obra a partir del  papel, sobre la antigua madera de la panera.

Maria Tamames, Bettina Geisselmann, Cristina Urdiales, Javier Casado y David Herguedas, completan el cartel de artistas.

Dos de los trabajos sobre la inmigración española a Estados Unidos, se proyectaran esta semana; Un legado de humo el martes y La Plomada el miércoles, ambos a las 20,30 horas. A esta última le seguirá un coloquio, que contará con presencia de Luis Argeo, uno de sus directores, el otro es James Fernández y de Tony Carreño, uno de sus productores. También estará en esta presentación, Natalia González, alcaldesa de Candamo.

Varios conciertos; David Duyos, David Herguedas, y Nacho Román, que además presetó el sábado en el entorno del Valdés-Bazán, “Alouette”, su nuevo disco, un proyecto sonoro del colectivo Néxodos.

El llar de Viri, el lavadero, la estación de Renfe de la localidad, Casa Noreña, el antiguo consultorio médico y la sede de la Sociedad de Fomento son otros de los lugares donde se desarrollan parte de las actividades, que conforman “Néxodos, memoria, espacio íntimo”.

 

Obra de María Tamames/ Esther Martínez

 

Virginia López explica su obra en ‘La Paxarada’/ Esther Martínez

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa