Publicado el: 24 Jul 2019

La oposición critica “la pérdida de tiempo y dinero” en la ordenanza del asturiano, derogada por IU

El PSOE considera que se trata de una medida “temporal” para evitar el contencioso administrativo interpuesto por el PP

José Ramón González y Patricia Álvarez, en una sesión plenaria

Redacción/Grado

La derogación de la ordenanza del asturiano de Grado es “un nuevo fracaso de IU”, según valoran PP y Ciudadanos. El PSOE, por su parte, que apoyó en su momento la normativa, considera que se trata de una medida “temporal” para evitar el contencioso interpuesto por dirigentes del PP moscón, como el presidente, José Manuel Puente.

“Se dieron cuenta que se iban a ver inmersos en un procedimiento judicial en el que previsiblemente iban a fracasar.  La ordenanza del asturiano que ahora han tenido que derogar ha supuesto una pérdida de tiempo y del dinero de todos los moscones”, cuestiona la portavoz del PP, Patricia Álvarez, que acusa al equipo de gobierno de malgastar los recursos públicos “con el único propósito de seguir gobernando para ponerse  sueldos desproporcionados tanto el alcalde como la teniente alcalde y convertir la política en su medio de vida a costa de todos los moscones”.

Para José Ramón González, portavoz de Ciudadanos, “queda claro que ellos mismos vienen a reconocer que habían impuesto a los moscones una ordenanza que chocaba con la legislación vigente. Ahora, incapaces de defender sus propias decisiones y de asumir la responsabilidad por los errores cometidos, buscan acudiendo a otras instancias políticas continuar con la agitación social, único objetivo perseguido al no gozar este asunto del interés mayoritario de los vecinos en Grado”.

Alfredo Varela, portavoz del PSOE, comprende la decisión del equipo de gobierno de IU. “Es una retirada temporal, para evitar el contencioso administrativo y esperar a la nueva regulación del nuevo gobierno regional, más favorable a la oficialidad”, señala el portavoz socialista.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa