Publicado el: 30 Jul 2019

En Vigaña todos cantan

Vecinos pequeños y grandes de este pueblo crean un coro y debutan en la fiesta de San Antonio, que recuperaron gracias a esta iniciativa

Vecinos y vecinas de Vigaña en el coro de la iglesia.

F. Romero / Grado
La música une a todo un pueblo en Vigaña, en donde a todos los vecinos, pequeños y mayores, les gusta cantar y lo hacen muy bien. Un día Alfonso Álvarez, acordeonista, vecino de esta localidad moscona e integrante de la orquesta popular de Grado, habló con la directora de la Escuela de Música, Rebeca Velasco y se lo planteó. “En mi pueblo quieren hacer un coro”. Dicho y hecho. Tuvieron su debut en la misa de la fiesta de San Antonio con gran éxito, a pesar de que apenas tuvieron tiempo para ensayar. “Hicimos cuatro ensayos y ya cantaron toda la misa” explica Rebeca, quien se muestra sorprendida de la capacidad y la entrega de los vecinos de este pueblo remoto del concejo, ya que de sus 26 habitantes censados, más de la mitad participan en esta iniciativa coral, aunque también acuden de pueblos cercanos. “Dieron un pequeño concierto en San Antonio y fue un subidón. Lo hacen muy bien”, explica Velasco quien no sabía donde estaba Vigaña y cuando llegó se preguntó “Dios mío, aquí en el fin del mundo…”. Pero cuando se acercó a las antiguas escuelas y se encontró a todos los vecinos, pequeños, jóvenes y mayores dispuestos a trabajar se arremangó y a pesar de tener un montón de coros que dirigir se envalentonó y ahí está, yendo los sábados por la tarde a ensayar en este bello rincón del alfoz de Salceo, muy próximo ya a Belmonte. De monento no tienen nombre aunque se llaman provisionalmente coro de Vigaña. Se confirmó lo que Alfonso le había dicho a Rebeca para convencerla: “tienen ganas de cantar y les gusta”. Empezaron a trabajar. Rebeca les habló de la técnica vocal, llevó un teclado y comenzaron a interpretar algunas piezas conocidas, de estilo popular a dos voces, como la de ‘Fuiste al Carmín de la Pola’. Ya desde el principio dieron muestras de tener capacidad. La iniciativa sirvió para revivir la fiesta de San Antonio. Decidieron cantar ese día y para ello adecentaron el templo, taparon agujeros, llevaron electricidad…
En torno al coro y a la música el pueblo recobró bríos, recuperó su fiesta y ahora ya preparan para el año que viene hasta una comida en la calle de todos los vecinos. Todo un ejemplo de que la música une.

Rebeca Velasco dirigiendo el coro vecinal

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa