Publicado el: 05 Ago 2019

Rubiano celebra la romería de la Virgen de las Nieves

El pueblo rindió un emotivo homenaje a la ‘Güela de Rubiano’, Amparo Riesgo Suárez, que reunió a cuatro generaciones de la familia

Procesión de la Virgen de las Nieves

Redacción/Grado

Los vecinos de Rubiano celebraron el pasado sábado la Romería de la Virgen de las Nieves, en una jornada festiva en la que destacó por su emotivida, el homenaje a la Güela de Rubiano 2019 que recibió Amparo Riesgo Suárez, nacida en Casa Garabiel (así lo pronuncian en Rubiano) el 25 de marzo de 1932 y que cuenta en la actualidad con 87 años de edad.
Nacida en el seno de una familia campesina típica de la época, sus padres tuvieron como descendencia un total de cinco mujeres y un varón, ocupando Amparo el cuarto lugar por orden de nacimiento. Se casó a la edad de 23 años con Ramón Álvarez Fernández, natural de Santianes (Grado) y se trasladaron a vivir a Mieres donde Ramón, que actualmente tiene 92 años, trabajó en la Fábrica de Mieres. Emigraron posteriormente a Brasil y tras tres años y medio de estancia en ese país, se desplazaron a Suiza donde residieron otros ochos años más, naciendo allí su hija, Lilián. Su otro hijo, Roberto, que había nacido antes de que sus padres se asentasen en Suiza, quedó durante este periodo de tiempo en la casa natal de su madre en Rubiano, donde acudió a la escuela del pueblo cuando allí recibían clase hasta un total de 36 niños. El regreso de sus progenitores a España lo vivió con la alegría del reencuentro familiar, aquí ya lo acompañaba su hermana que también vivió la infancia en Rubiano ante la imposibilidad  de compatibilizar sus padres el cuidado infantil con el trabajo en otro país. Pero recuerda la enorme tristeza que les causó tener que abandonar Rubiano para trasladarse a Gijón donde sus padres empezaron a regentar un bar en el que, tras otros 23 años de trabajo, dieron por finalizada su actividad laboral.
Amparo, que siempre acudió a Rubiano a la menor oportunidad, se siente muy agradecida por el homenaje que le rindieron sus vecinos, materializado en una placa y en un ramo de flores, además de las muestras de cariño y afecto recibidas, unido todo ello a las felicitaciones por la longevidad alcanzada. Siente nostalgia de la época en la que Rubiano era un pueblo con mucha más gente y si tuviese que destacar algo positivo de la situación actual, sin duda sería la carretera que construyeron hace años y que le permite llegar en coche desde Gijón, lugar donde continúa residiendo tras la jubilación, hasta su casa natal.
Posteriormente, tras el homenaje, en compañía de su marido e hijos y rodeada de amigos y familiares, algunos venidos desde Madrid para la ocasión, disfrutó de una comida festiva en la que no faltó el típico arroz con leche.
Las actividades continuaron a lo largo de la tarde con juegos infantiles en los que tomó parte la biznieta de Amparo y se remató la celebración con el baile organizado por la Asociación de Vecinos San Lorenzo en la antigua escuela, hoy reconvertida en Centro Social, donde hijos y nietos continuaron en compañía de sus vecinos la jornada donde cuatro generaciones de esta familia se dió cita en el pueblo de Rubiano.

Amparo Riesgo Suárez, con su marido e hijos

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa