Publicado el: 19 Ago 2019

Fapas censó este año a 28 osas y 57 crías en los concejos de la comarca

La organización conservacionista detecta la pérdida de al menos siete esbardos y una hembra reproductora adulta, en Proaza y Somiedo

La osa Encarna, identificable por las manchas en el collar, tiene 21 años y este año ha tenido crías/ Foto Fapas

Redacción/Grado

El Fondo de Protección de la Naturaleza (FAPAS) ha hecho públicos los datos de seguimiento de osas reproductoras de este año, un detallado trabajo que analiza también la supervivencia de las crías del año anterior y las pérdidas de los de este año. El seguimiento de la población reproductora se ha hecho en la comarca, en los concejos de Grado, Yernes y Tameza, Belmonte de Miranda, Somiedo, Santo Adriano, Proaza, Quirós y Teverga. En total, Fapas ha censado a 28 osas con 57 crías, nacidas en 2018 y 2019. Ha detectado la pérdida de siete esbardos y una hembra reproductora, en los concejos de Proaza y Somiedo.

Según los datos detallados en el informe, en la comarca Fapas detectó este año a 13 hembras con 22 crías nacidas en 2018, y otras 15 hembras reproductoras, con 35 crías de 2019, de las que se perdieron siete. En Proaza, una hembra perdió a sus tres crías por el ataque de un macho, y en Somiedo, dos hembras perdieron también a todas sus crías. Destaca el caso de otra hembra en Proaza, un ejemplar adulto que ha desaparecido, de la que sobrevive una cría, un caso que consideran «preocupante», ya que «parece raro que una osa adulta reproductora   muera por causas naturales».

Por concejos, el que más ejemplares reproductores tiene, con diferencia, es Somiedo, donde recientemente se ha cerrado el paso de un camino a turistas, entre Gua y Caunedo, para evitar que molesten a la población osera.

Datos de hembras con crías de este año:

Datos de hembras con crías de este año:

 

Además, han detectado a una hembra de al menos 21 años, Encarna, que se ha reproducido, cuando llevaba sin tener crías desde 2015. 

Fapas señala la importancia de hacer un seguimiento detallado, no solo de las hembras reproductoras y las crías, también de las pérdidas de oseznos, ya que «la pérdida de las crías condiciona a las hembras a entrar de nuevo en celo y volver a parir el próximo año». Cuestionan el censo anual oficial, ya que «los censos se falsean precisamente y de manera intencionada, al  contar de manera duplicada  estas hembras que paren dos años consecutivos, y lamentablemente no son  una excepción».

 

Comentarios:
  1. Pp dice:

    Pa que salgan en el censo del fapas q tienen que tar empadronadas no?porq los que vivimos nos pueblos sin camaras solo por las pisadas sabemos q hay muchas mas.que facil ye pa algunos salir en los periódicos pa hacerse publicidad y vivir bien.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa