Publicado el: 19 Ago 2019

Quirós rinde homenaje a su poetisa Tina García, fallecida en abril

La Casa de Cultura acogió la presentación del poemario ‘Sentimientos’, un emotivo acto en el que estuvieron presentes sus hijos y su hermana

Roberto F. Osorio, David Fueyo, Esther García y Claudina Suárez, junto a los hijos y la hermana de la poetisa/ B. Álvarez

Beatriz Álvarez/Quirós

La Casa de la Cultura de Bárzana acogió el pasado viernes la presentación del poemario ‘Sentimientos’, de Tina García, tempranamente fallecida el pasado mes de abril. El acto, que contó con numeroso público, familiares, amigos y vecinos, arropando a sus hijos y a su hermana Raquel se convirtió en un sentido homenaje a la poeta quirosana que tanto amaba esta tierra y que tan bien lo plasmó en su obra. Organizado por la Biblioteca Pública Municipal San Melchor, la coordinación se llevó desde el Club de Lectura con el apoyo de el Grupo Quirós por la Cultura y del Ayuntamiento.
A las 19.00 de la tarde los presentes comenzaron una presentación tan diferente como emotiva. En la mesa la Teniente Alcalde, Claudina Suárez, representando al Ayuntamiento; Roberto Fernández Osorio, cronista oficial del concejo y los poetas Esther García López, presidenta de la Asociación de Escritores de Asturias, y David Fueyo, también quirosano, autor del prólogo de la obra. Uno a uno fueron glosando el poemario, pero sobre todo, salpicando la tarde de anécdotas personales junto a la autora en lo que fue una jornada para recordar.
Roberto Fernández Osorio, amigo personal de Tina, contó al auditorio la felicidad y la emoción de la autora por haber recuperado el Quirós que había abandonado de niña, un Quirós poblado de nuevas gentes (Luis Álvarez Pola, Eva Martínez, Florentino Menes, el mismo David Fueyo…), que contribuyeron a que las raíces siguieran creciendo. “En la vida tienes que tener unas raíces que te unan a la tierra, unas raíces que si perdemos es fácil no volver a tenerlas”, dijo Fernández Osorio. Y destacó que Tina era una mujer para quien que la llamaran “quirosana” era el mayor título que podía recibir, que tenía una disposición increíble para ayudar en todo lo que le pidieran y que lo hacía con versos, de ahí, su prolífica obra y la variedad de sus temas, a pesar de que como ella misma decía era una poeta tardía. “Todos esperábamos este nuevo libro porque sabíamos que iba a ser mejor, más elaborado, fruto de la evolución y del trabajo”.
Esther García recordó el impacto que le causó la pérdida de Tina e hizo referencia al año aciago que ha sido 2019 para la poesía asturiana, con un recuerdo cariñoso para Juan Cueto y Gerardo Lombardero. Animó a los presentes a que “hagáis vuestros los versos de Tina, y a emocionaros con sus palabras. Son vuestros, de su familia, de los quirosanos” y destacó lo que en ellos hay de su paisaje, “Paisaje con mayúsculas”, de su lugar de nacimiento.
En sus poemas hay mucho de amor, amor a su familia, amor de abuela, amor a la tierra, versos denuncia. “Las personas nacemos con una forma de entender el mundo y de ver lo que nos rodea y a ese lugar de nacimiento nos une un hilo invisible que jamás se rompe y los nuestros versos llevan impreso ese sello imborrable de la vida desde que nacemos hasta que nos vamos”.
David Fueyo tuvo la suerte de prologar ‘Sentimientos’ y ayer le tocó presentar, por tanto, los nuevos poemas. Una obra, la de esta autora, humana, profundamente humana, definida en palabras de Fueyo como una persona “que vive y guarda, vive y guarda para que en algún momento la experiencia salga en forma de poemas”. Una poeta luminosa, generosa, que transmite “en cada uno de los recovecos de sus poemas”. Confesaba Fueyo ayer que la envidiaba y que así se lo decía “te envidio por esa facilidad que tienes para ser original usando imágenes tan cotidianas”. Sus poemas aparentemente sencillos “son muy vestidos, Tina buscaba música pero quería experimentar también el desorden y yo le decía, no dejes tu forma de hacer que es fantástica. Tina era optimista, contagiosa como su poesía sincera, torrente de palabras. Poeta de todos frente al egocentrismo tan propio de este mundo. Llamar a su libro Sentimientos fue valiente, opina Fueyo, “Este es un poemario más maduro, más fuerte, ella estaba en búsqueda y en crecimiento. Tina se atrevía a jugar con los niños en sus poemas, era luz pero también se atrevía a visitar zonas oscuras.”
Una poesía que para finalizar Fueyo clasificó como “una casa con las ventanas abiertas en verano, así era ella”. David Fueyo animó a los presentes a guardar a Tina entre sus palabras y a “llenar el vacío inmenso de la dedicatoria que hoy quedará vacía”.
Cerró el acto una lectura de poemas por parte de los presentes, especial mención merece el recorrido que hizo Eva Martínez, concejala de cultura los años en que se presentaron los dos primeros poemarios de la homenajeada, que leyó poemas de las tres obras, recorriendo algunos de los momentos de la última historia de concejo como la visita de los Celtas Cortos a los que también escribió Tina un poema; miembros del club de lectura, amigas de la autora, familia y para finalizar su hijo Javier agradeció a los presentes su asistencia, la organización del acto al tiempo que compartió un cariñoso recuerdo de su madre.
Los versos de Aurelio González Ovies, que excusó su ausencia aunque en un principio iba a acudir al homenaje, “necesitamos poesía, poesía que nos haga irreparablemente más humanos” también estuvieron presentes con idéntica cercanía y humanidad que ayer estuvo Tina García entre sus amigos y familiares. La poeta vivirá para siempre en las páginas de sus libros, entre versos y palabras, la mujer excepcional permanecerá para siempre en nuestro recuerdo como ejemplo de lucha, entrega y generosidad, como faro para no perder la perspectiva. Descanse en paz Tina.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa