Publicado el: 26 Ago 2019

Si todos los santos son así…válgame Dios

Por Casimiro ÁLVAREZ

[A contracorriente]

Nada más lejos de mi intención que faltar a la iglesia católica o a sus creyentes con lo que aquí voy a decir, pues mi condición de ateo va aparejada al escrupuloso respeto a los discípulos de Pedro, y a la propia institución, tanto, al menos, como el que siento por los partidos políticos, quizá influenciado por el gran reconocimiento que profeso a los Jesuitas que en la Universidad Laboral acometieron la dura tarea de educarme, y aunque el resultado no haya sido el esperado, no se debe a la falta de maestría de los mismos, o de las deliciosas monjas Clarisas de clausura que nos atendían, el problema era de la rebeldía innata que tenían que doblegar.
Pero la noticia de la propuesta de beatificación de las tres “enfermeras mártires de Somiedo” hecha por el Papa Francisco me temo que hace agua por todos lados; y si todos los santos lo son por méritos parecidos, la santidad… clama al cielo.
Reconociendo que las tres chicas fueron fusiladas en Pola de Somiedo por las tropas del ejército rojo, por el batallón “Guerra Pardo” que participaba en la batalla conocida como el Copo del Puerto; me temo que no se deberían aceptar de manera tan gratuita versiones absoluta y burdamente manipuladas, y sin el más mínimo rigor histórico.
Según parece, en base a la rigurosa investigación de J. Luís Alonso Marchante, autor del libro “Muerte en Somiedo”, que aporta documentos incontestables, sumada al testimonio personal que me hizo un observador directo de lo ocurrido, fallecido no hace mucho, ni eran enfermeras, ni fueron asesinadas por su fe, ni se produjo el escarnio que cuentan los promotores de la beatificación, ni siquiera pertenecían a la Cruz Roja, y además la atención sanitaria de la guarnición de Santa María del Puerto, al mando del comandante Berrocal, estaba a cargo del médico militar Luís Viñuela Herrero, fusilado junto al citado comandante y demás oficiales la noche del 27 al 28 de octubre de 1936, y dos enfermeros. En realidad se trataba de tres activistas de Acción Católica, organización ultrarreligiosa cuya finalidad era “contrarrestar la acción funesta de la impiedad”, que alentaba enérgicamente el levantamiento militar contra la república, pertenecientes a la alta sociedad astorgana y acusadas de ser las inductoras de la cruel muerte con escarnio a machetazos, en una cuadra del Puerto, de los dos milicianos que cayeron en manos nacionales, uno de los cuales era Ignacio Menaza Santos, abuelo de la actual farmacéutica de Proaza, y el otro José Fidalgo Menéndez de la Riera, cuando los franquistas decidieron dar marcha atrás en el simulacro de parlamentar que habían urdido para ganar tiempo, a la espera de los refuerzos que venían de camino.
Es más, la orden de fusilamiento la decidió el Comité de Guerra de Somiedo, dirigido por Genaro Arias Herrero y Moisés Álvarez Nieto; siendo encargada la ejecución al capitán de la 1ª compañía del batallón Guerra Pardo, José Sánchez Ortega. Como se puede ver, lo ocurrido en la batalla del Copo y en las horas posteriores está sobradamente documentado. De manera que continuar con semejante farsa obviando las pruebas documentales, y testimonios, no deja en muy buen lugar a la iglesia de Roma. La instrumentalización política de las chicas fusiladas en la Pola ya comenzó el 30 de enero de 1938 cuando fueron inhumados los cuerpos para trasladarlos a la catedral de Astorga, con la participación de las máximas autoridades civiles, militares y eclesiásticas, y el visto bueno del papa Pío XI y la asturiana Carmen Polo, esposa de Franco. Y desde entonces, de manera esporádica, el empeño nunca ha cesado. Ahora hasta el papa Bergoglio, jesuita para más señas, se suma a tan absurda patraña, sacando a relucir y novelando de manera interesada otro de tantos pasajes crueles de la sangrienta guerra civil española, donde unos y otros se esmeraron todo tipo de atrocidades, venganzas, saqueos de vecinos y extraños, con la excusa de la enemistad política ocasionada por la guerra. ¡Difícil lo tiene la verdad ante tanta manipulación!.

Las jóvenes fusiladas, junto a otras personas, en Somiedo

Comentarios:
  1. pin dice:

    Está usted equivocado en eso de que la Acción Católica es un movimiento ultra religioso. Ni lo fue ni lo es. Este usted mal informado. De lo demás no opino pues no conozco los datos de unos y otros, que es lo que hay que hacer antes de hablar.

    • Casimiro dice:

      Lo que tú digas Pinín!.
      No aportas nada que avale la descalificación que haces de mi comentario, y te atreves a dar sentencias sobre lo que hay que hacer antes de hablar.
      Te suena mal eso de «organización ultrarreligiosa» olvidando el resto del párrafo que tiene unas connotaciones ultras, inequívocas «cuya finalidad era “contrarrestar la acción funesta de la impiedad”», principio fundamental de Acción Católica especialmente durante la guerra civil, igual que la inmensa mayoría de la iglesia católica española que apoyó con entusiasmo la «causa nacional», calificando la guerra como una «cruzada» o «guerra santa» en defensa de la religión y otorgando así al bando sublevado y a su jefe supremo el generalísimo Franco una legitimidad religiosa de la que carecía.
      Pero voy más lejos, no eres capaz de asumir esa postura ultrareligiosa, porque tú mismo, o misma, que no sabemos quién eres, cojeas del mismo pie, eres ultrareligiosa/o. Te afecta sobremanera cualquier comentario sobre tú religión. Pero ese es tú problema.

  2. borja dice:

    no conoco niguna querra que por ambas partes comertieran atrocidades y desde luego la española mucho menos unos pueden ser mas conocidos que otros quiere ejemplos digame cuantos por ejemnplo segunda guerra mundial ataque a per harbol por los japo los nacis con el exterminio judio o los americanos con la bomba atomica y volviendo a su noticia le recuerdo que la guerra la empezo la izq con el amaño de unas eleccioens 1934, tambien cometar que los que vivieron la guerra civil española a dia de hoy tendrian 120años y esos son los que pueden decir algo de oidas no me sirve yo eh tenido 2 abuelos en la republica uno de cuenca y otro de madrid y les toco el bando republicano uno como cabo de ametralladora y el otro como sargento de aviacion y lo unico que se cometo que uno de mis abuelos fue herido en combate nuca los torturaron ni detenieron solo les toco volver hacer la mili por segunda vez y tambien era ateo como usted pero tambien era apolitico sera la clabe esa por la que mi abuelo la derecha no lo torturo es mas pudo hacer la carrera militar pero al estar en el bando perdedor no paso de sargento decision que le hizo motar un negocio con socios que en 1980 daba en asturias casi 20.000empleos y gracias a eso malotes que usted dice de los nacionalistas.
    si llevas el veneno politiquero de que te estrañas esto es como en el futbol si eres catalan y vas al real madrid y temetes con sus seguidores que cres que te aran tirate rosa o cambiarte la cara pues en la politica lo mismo

  3. Casimiro dice:

    Supongo que todo el mundo entenderá que no conteste cuando sólo se dicen tonterías, y además tan mal escritas que producen vergüenza ajena.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa