Publicado el: 07 Oct 2019

Cosas del sexto sentido

Luis GARCÍA DONATE

Muy buenas queridos míos un mes más nos encontramos de nuevo en este ameno rincón de reflexiones,
aforismos, ideas, conclusiones y algún que otro disparate, esto último depende siempre de cuán puntilloso
sea el lector. En este tiempo en el que todo el mundo habla de vueltas al curro, al cole y demás
ocupaciones pospuestas para pegarse unas buenas vacaciones, yo escribo esto con intención de que
olvidéis dichas vueltas que con tanto “giro” igual alguien se me acaba mareando. Os traigo una de esas
reflexiones que llegan más por obra y gracia del destino que por devanarse los sesos pero me pareció
muy acertada así que pongámonos a ello.
El otro día entraba el que suscribe en la cocina con andares despreocupados, a algo iba no recuerdo, el
caso es que sobre la mesa estaba el ejemplar semanal del “Pronto” puesto del revés. Lo que llamó mi
atención fue que en el reverso había una promoción de un fascículo de libros de humor a cargo de un tal
Lorenzo Chaparro, del cual, hasta ese hallazgo desconocía su existencia. En dicho anuncio había una cita
del autor en cuestión que aquí reproduzco: “El humor es el sexto sentido que se ríe de los otros cinco”.
Inmediatamente después de haberla visto, cuando retornaba a mis quehaceres llegué a una conclusión
respecto a dicha cita: “Cinco sentidos nos muestran la vida, el sexto, el del humor, nos la endulza y hace
ciertos momentos más soportables”. Sin humor la vida sería demasiado plana y gris, un plato bien
cocinado, sin esa pizca de sal de apariencia insignificante pero que tanta vidilla da. Este sexto sentido no
es tanto cuestión de neuronas, sinapsis, mielina y receptores como los otros cinco, por mucho que la risa
esté estrechamente ligada al cerebro, es un asunto más que nada, de corazón y el humor también. Es casi
una emoción, el humor espontáneo y puro de la infancia, el irónico y cínico, casi negro o muchas veces
sin casi, de aquellos que ya se han enfrentado alguna que otra vez a la cara oscura de la vida, es un tesoro
pues nos hace seguir funcionando, endulzando aún más lo bueno y capeando lo malo. Los espartanos, tan
serios y lacónicos como eran, de ahí la expresión, daban una gran importancia al humor y la ironía ante la
vida. Si ellos lo hicieron ¿por qué no seguir su ejemplo?
Hasta aquí mi reflexión sobre el sentido del humor, damas y caballeros, como ven, sumamente importante
para aderezar la existencia. Espero que este artículo haya sido de su agrado, como de costumbre quedo a
su servicio hasta la próxima vez y mientras tanto admítanme un consejo, échense unas risas no sea que a
alguien le apetezca empezar a cobrar las carcajadas. Hasta más ver.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa