Publicado el: 16 Oct 2019

La Fundación Oso Pardo pide prevención para evitar que los osos rebusquen en la basura

La FOP presentó hoy en León un estudio realizado en Villablino y Somiedo sobre las formas de evitar la habituación de los plantígrados a los basureros

Presentación del estudio, hoy en Vilablino, con presencia del alcalde de Somiedo, Belarmino Fernández Fervienza

Redacción/Grado

En Somiedo no se ha documentado ningún caso, pero sí uno muy sonado en Villablino, el pasado mes de septiembre. Y es que cuando los osos comienzan a recuperar buenos niveles de población, en la cercanía de lugares habitados, es fácil que recurran para su alimentación a los contenedores de basura. Para evitar esta incidencia, la Fundación Oso Pardo ha hecho un estudio, en los dos municipios oseros, que se presentó hoy en Villablino, con presencia del alcalde somedano, Belarmino Fernández Fervienza. “Osos y basuras en la Cordillera Cantábrica. Anticipando nuevos retos” es el documento técnico elaborado por la FOP; que analizó la seguridad de los contenedores de basura en áreas oseras, y
establece una serie de recomendaciones para mejorarla, con el fin de contribuir al mantenimiento de la buena convivencia con la especie. El trabajo se ha realizado con financiación del Ministerio para la Transición Ecológica y la colaboración de Ecoembes en el marco del proyecto Libera. Colaboran asimismo el Ayuntamiento de Villablino (León) y el Ayuntamiento de Somiedo (Asturias).
El estudio de la FOP se ha desarrollado a lo largo de un año, en dos fases, una primera teórica de revisión de casos en todo el mundo, y una segunda de campo para analizar la situación en los dos municipios mencionados. «Tanto en Villablino como en Somiedo, la basura está en general bien gestionada, pero aun así los osos tienen numerosas oportunidades de acceder a contenedores situados en lugares apartados, merenderos y pueblos poco habitados», señala la FOP, que destaca que hasta ahora «apenas se habían conocido en España casos de osos acudiendo a la basura y no se
tiene constancia de ejemplares habituados. Sí existen osos que se alimentan estacionalmente en árboles frutales próximos a viviendas, y que comen el pienso de los terneros y el de los perros. Esto ocurre ahora de forma esporádica y algún oso ha sido objeto de medidas de disuasión». La Fundación señala que «la búsqueda de alimento fácil en la basura por parte de algunos ejemplares de osos sucede en todas las poblaciones de osos del mundo. Era por tanto de esperar, que en la Cordillera Cantábrica, en donde se está produciendo un éxito notable en la recuperación de la especie, se
pudieran empezar a producir estos casos». En ese contexto se enmarca el incidente grabado en Villablino el pasado 7 de septiembre, de un oso joven rebuscando en un contenedor de basura de un barrio de las afueras de la localidad.  Tras conocerse el caso, y denunciar los vecinos el regreso del oso la noche siguiente, la Junta
de Castilla y León activó el protocolo de actuación para evitar que el animal pudiera habituarse. Se retiró la basura del contenedor y se estableció un dispositivo de vigilancia que constató que el oso no volvió.

Para la Fundación Oso Pardo, es preciso adoptar medidas de prevención para evitar estos episodios, reforzando la recogida y dificultando el acceso a los contenedores. Plantean la necesidad de recoger la basura de forma frecuente para que los contenedores no rebosen, sobre todo en verano, cuando la población en las zonas de montaña se multiplica. Además, la FOP plantea que «los contenedores deberían ubicarse en puntos bien iluminados de noche, bajo farolas o junto a ellas y es preferible que estén junto a viviendas habitadas. Este manejo es poco costoso y puede ser muy útil».
También proponen el uso de cubrecontenedores (con o sin tejadillo) para evitar que los vuelque el viento, ya que reducen la accesibilidad de los osos y otros animales.
«Los pueblos de estructura alargada o con viviendas dispersas y casas aisladas son más susceptibles de tener problemas con la basura que los pueblos compactos o de estructura circular, por lo que en estos casos se debe tener especial cuidado para prevenir el acceso de los osos a la basura. Los contenedores ubicados en zonas de recreo, merenderos, aparcamientos, etc., alejados de núcleos rurales deberían ser cerrados de forma temporal en cuanto se sospeche que atraen a los osos», señalan. La Fundación recomienda tomar medidas antes de que el problema sea una realidad, como ocurre en otros lugares del mundo con presencia osera, donde se ha optado por la colocación de contenedores a prueba de osos, lo que desaconsejan ya que «su uso no resuelve todos los problemas pues requiere cambios normativos y adaptar los camiones de recogida. Lo mejor es tomar las medidas preventivas suficientes como para no tener que
recurrir a estos contenedores».

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa