Publicado el: 08 Nov 2019

Franco y Ponte

Por Gustavo A. FERNÁNDEZ

Lo que voy a contarles a continuación es rigurosamente cierto: Yo tuve un compañero en la mili que se llamaba Francisco Franco y había nacido en el Ferrol. Era de un remplazo anterior al mío, por lo que coincidí con él poco tiempo y apenas lo traté, pero tengo el recuerdo de verlo siempre borracho. Este pobre chaval era famoso en todo el cuartel precisamente por compartir nombre, por obra y gracia (¡vaya gracia!) de sus padres, con el dictador que vuelve a ser noticia por su exhumación. Y para más inri, también compartían lugar de nacimiento. El caso es que mi compañero de la mili no tuvo la culpa de nacer donde nació ni de que sus padres lo llamaran como lo llamaron.
Algo similar sucede con el nombre de la Plaza General Ponte de la villa de Grado. En varias ocasiones hemos tenido que explicar desde el ayuntamiento que este militar moscón no tuvo nada que ver con la guerra civil, de hecho falleció en 1895. Como es una controversia que se repite, de vez en cuando, a través de comentarios de vecinos, críticas en internet o mails que llegan al ayuntamiento, quizá conviene aclarar una vez más quién era Pablo Fernández de Miranda y de Llano Ponte, general de Artillería, nacido en 1821 precisamente en la plaza de Grado que hoy, y desde hace más de un siglo, lleva su nombre. Entre otros cargos fue director de la fábrica de armas de Oviedo y gobernador militar de Asturias. Hizo importantes gestiones para la construcción de la carretera de Grado a Oviedo y escribió en la prensa bajo el pseudónimo de El Moscón. Si quieren una reseña biográfica más amplia y laudatoria de Llano Ponte pueden leerla en el libro de 1907 “Grado y su concejo” de Álvaro Fernández Miranda, que por algo eran familia. Por cierto, conviene recordar que también en Oviedo y Avilés hay sendas calles con el nombre de Llano Ponte, no en vano estos apellidos pertenecen a una importante familia nobiliaria asturiana. En resumen, que ni mi compañero de la mili era generalísimo ni dictador, ni el Ponte de nuestra plaza tiene nada que ver con el general franquista Miguel Ponte, cuyo nombre completo era Luis Miguel Limia Ponte y Manso de Zúñiga. ¡Qué barbaridad, vaya nombres más largos tienen estos generales! Quizá por eso tendemos a acortarlos y, claro, luego nos liamos y mezclamos churras con merinas.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa