Publicado el: 16 Nov 2019

Grado busca alternativas para relanzar y modernizar su huerta

El Ayuntamiento reunió a 19 expertos y sindicatos agrarios para analizar cómo crear un tejido agrícola que permita aprovechar todo el potencial de las vegas del Cubia y el Nalón

Plantean ajustar el PGOU a las necesidades agrícolas, reforzar la marca ‘Huerta de Grado’ y apostar por cultivos ecológicos y de calidad, que tienen demanda propia

Asistentes a la reunión sobre la recuperación agraria del concejo

Redacción/Grado

Grado tiene algunos de los terrenos más fértiles de Asturias, y una huerta reconocida por su calidad por los asturianos, pero su cultivo está en decadencia. Para revertir esta situación y conseguir relanzar y modernizar la huerta moscona, el equipo de gobierno ha puesto en marcha una modificación del Plan General de Ordenación Urbana. Para que el cambio pase del papel a la realidad, el Ayuntamiento ha buscado la aportación de expertos en desarrollo rural de distintas áreas, un interés que se plasmó la pasada semana un encuentro con 19 expertos de distintos ámbitos, entre ellos el comisionado para el reto demográfico, Jaime Izquierdo, así como representantes de sindicatos agrarios, la Universidad de Oviedo, consultores agrarios y medioambientales. La reunión, presidida por el alcalde, José Luis Trabanco, se desarrolló en la Casa de Cultura, con el objetivo de hacer un análisis DAFO (Debilidades, Amenazas, Fortalezas, Oportunidades) que permita desarrollar políticas concretas.

Como aspectos favorables al desarrollo los expertos destacaron «la fertilidad de los suelos, en especial las extensas vegas de los ríos Nalón y Cubia. En ellas existe un gran potencial para el desarrollo de una actividad agrícola de cultivos tradicionales (o de nuevos cultivos de creciente demanda potencial urbana) que tiene ya una marca de calidad reconocida (la huerta de Grado y el Mercado de Grado). Otras posibilidades de diversificación agraria la confieren la
disponibilidad de montes y pastizales para el aprovechamiento ganadero y forestal, así como la posibilidad de desarrollar sectores complementarios a la actividad agraria de especialización inteligente, como son los agroservicios y el agroturismo. Por otra parte, la rápida accesibilidad a los mercados del Área Metropolitana Central de Asturias es otra de sus grandes ventajas, pudiendo convertirse en la puerta de entrada de la actividad agrícola de todo el suroccidente de Asturias (asentamiento de agroindustria o logística de distribución). Finalmente, la disponibilidad de fondos europeos y regionales (subvenciones LEADER y del Principado de Asturias a través de su Oficina Comarcal de Grado).
Pese a todos estos factores, en la reunión se puso de manifiesto que han sido las desventajas las que han imperado hasta ahora, «manteniendo la actividad agraria en un mortificante grado de subutilización, en particular en las vegas». Entre estas desventajas, destacaron el minifundismo de las parcelas, la propiedad en proindivisos muy complejos y la carencia de infraestructuras de acceso, electrificación o riego, así como los vaivenes de la Política Agraria Común y el escaso valor añadido de la producción, determinado por las grandes cadenas de transformación y distribución.

Ajustar el planeamiento urbanístico a los usos y necesidades agrícolas es un primer paso, pero no basta. «Otras medidas
de estímulo deben acompañar al planeamiento urbanístico para que la actividad agraria local adquiera un mayor valor añadido y resulte una actividad seductora para la población desempleada», señala el Ayuntamiento. Entre las propuestas que se pusieron sobre la mesa, está reforzar la imagen de marca tradicional “Huerta de Grado”, además de apostar por cultivos con producciones ecológicas y sostenibles, calidad y sostenibilidad que tienen una demanda específica que facilita la comercialización. En cuanto al minufundismo y la complejidad de la propiedad, se propusieron sistemas menos complejos que la concentración parcelaria, como la creación de unidades de producción agraria y cooperación parcelaria.  «En definitiva, un debate muy fructífero por la calidad de los intervinientes y de sus aportaciones, que el gobierno municipal se comprometió a no dejar caer en saco roto», concluye el Consistorio moscón.

La jornada contó con la participación de los arquitectos autores del proyecto de modificación urbanística, Enrique y Marcos de Balbín, y el biólogo Ignacio Apilanez. Como expertos invitados acudieron Jaime Izquierdo, Comisionado para el Reto Demográfico delAsturias; Fernando Rubiera Morollón, profesor de Economía Aplicada e investigador de REGIOlab; Enrique Dapena de la Fuente, responsable Programa de Fruticultura del SERIDA; Ana Álvarez Álvarez, secretaria ejecutiva de la Comisión Ejecutiva de la Unión de Campesinos Asturianos; Ramón Artime Fernández, presidente de ASAJA; Clara Esther Rodríguez Guerra, abogada de COAG; Rafael Peláez Valle, biólogo y consultor privado de actividad agraria; Beatriz López Álvarez. gerente del Grupo de Acción Local del Camín Real de La Mesa; Claudio Antonio Álvarez López, director de la Oficina Comarcal de Grado de la Consejería de Medio Rural; Emilio Rico Rico, biólogo de  consultoría ambiental Tema-3 y Jaime López Simón, consultor de la empresa de análisis geográfico Geonalón y productor agrario. la redacción de las conclusiones corrió a cargo de Carlos Vicente León Jiménez, agente de Desarrollo Local del Ayuntamiento de Grado. En representación del Ayuntamiento, participaron en el encuentro el concejal de Urbanismo, Plácido Rodríguez, y la concejala de Desarrollo Local, Marina Solís, además del alcalde, José Luis Trabanco.

 

 

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa