Publicado el: 25 Nov 2019

De ‘joan igaro‘ a Junigro

Junigro

Por Toño Huerta

Asociación por el Patrimonio Histórico Industrial de Trubia

Hoy vamos a hablar de los vascos y del euskera sin salir de Trubia. Uno de los aspectos más curiosos que podemos encontrar en Trubia repasando los apellidos de nuestras vecinas y vecinos es el gran número que tienen origen vasco: Zuazua, Alzueta, Bengoechea, Azcárate, Ojanguren, Artamendi y un largo etcétera no nos son extraños a los trubiecos. Pero, ¿cuál es su origen? De momento diremos que tan antiguo como la propia fábrica de armas.
El profesor Germán Ojeda habla de vasquización de la industria asturiana en un proceso donde el capital proveniente del País Vasco impulsaría la economía de nuestra región a través de capitales en la banca, la siderurgia, la minería o el ferrocarril, siendo el Ferrocarril Vasco Asturiano uno de los ejemplos más claros, del que hablaremos en otra ocasión. En Trubia la relación con Euskadi siempre estuvo muy presente; incluso sería un guipuzcoano, el general Elorza, quien levantaría del olvido su fábrica de armas. Sin embargo ese fenómeno, en lo que a Trubia se refiere, se remontaría a finales del siglo XVIII, cuando se comienza a levantar la que sería la Fábrica de Armas de Trubia. En ese periodo histórico, varias de las principales fábricas de armamento estaban situadas en el País Vasco y Navarra; debido a su cercanía a la frontera francesa sufrían un grave problema de localización y, cuando estalla la guerra de la Convención, deben ser abandonadas. Con la instalación en Trubia de la nueva factoría, gran parte de esos artesanos armeros vascos se trasladarían a Asturias, a Oviedo, Mieres y, en buen número, a Trubia. Su viaje debió de ser una odisea, debiendo desplazarse con sus enseres, sus familias y sin apenas hablar castellano.
Además de los apellidos, quizás la principal aportación vasca a la memoria obrera de Trubia sea el barrio de Junigro, el barrio proletario más antiguo de Asturias. Pascual Madoz en su Diccionario de 1849 diría: “…se están construyendo casas y fraguas en el barrio de Junigro situado en la orilla derecha del río Trubia y la parte opuesta del puente…”. Y aún en 1795 Jovellanos, que estuvo en Trubia ayudando al establecimiento de la fábrica de armas, haría mención a un lugar llamado Junigro que está situado “al otro lado del río respecto a la fábrica” y que servía como depósito de carbones. Pues bien, el nombre de Junigro, a todas luces, parece tener un origen vasco.
Recientemente estuve en Bilbao en unas jornadas sobre Patrimonio Industrial, y ahí mantuvimos contacto con la Asociación Vasca de Patrimonio Industrial y Obra Pública; una de sus integrantes era euskalduna y tuve la oportunidad de hablar con ella de este tema que ya hacía tiempo me rondaba la cabeza. Y resulta que en euskera hay una acepción que dice joan igaro ibai que, traducido al castellano, significaría algo así como “cruzar al otro lado del río”; por evolución fonética, joan igaro acabaría convirtiéndose en Junigro. Por lo tanto, Junigro, como bien sabemos, está al otro lado del río respecto a la factoría, y su nombre procede de la frase que los armeros vascos utilizaban cada vez que cruzaban el “puente de la fábrica”. Agurrak.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa