Publicado el: 13 Dic 2019

Marcos Luengo presenta en Oviedo su última obra junto al pintor Charles Villeneuve

El ‘atelier’ del diseñador moscón es escenario de un mano a mano con el pintor y arquitecto francés, que inspiró la colección que se presentó en la Madrid Fashion Week

Charles Villeneuve y Marcos Luengo, ayer durante el cocktail de presentación/ Mercedes Blanco

Beatriz Álvarez/Oviedo

La presentación anoche en Oviedo se convirtió en un homenaje a Asturias. El diseñador moscón ha querido presentar en casa como forma de devolver a su público parte del éxito y reconocimiento que ha obtenido su trabajo en estos años “que no hubiera sido posible sin ellos”. Acompañado de su esposa y cofundadora de la marca, Verónica Blanco y de sus colaboradores más cercanos, Marcos Luengo ejerció de atento anfitrión en un cocktail que reunió a un nutrido grupo de clientes y amigos, en lo que fue la puesta de largo de su último trabajo previo a la próxima Madrid Fashion Week que se celebrará entre el 28 de enero y el 2 de febrero del próximo año. Su último trabajo es un mano a mano con el arquitecto y pintor Charles Villeneuve.
En el atelier de Marcos Luengo en Oviedo cuelgan desde ayer los cuadros originales de este autor francés internacionalmente reconocido y con quien ya colaboró en la última Madrid Fashion Week cuando el diseñador dio vida a las acuarelas del pintor llevándolas a sus creaciones en forma de deliciosos estampados.
Villeneuve ha realizado una serie limitada de exquisitas litografías con motivos urbanos y de la naturaleza que se han plasmado en telas de dos formas diferentes, por un lado en algunas de las creaciones exclusivas del diseñador y por otro, en un conjunto de pañuelos delicadamente estampados sobre twill y satén de seda. El pintor ha diseñado también las molduras que encuadran las obras así como las cajas en las que se guardan con cuidado los originales y exclusivos pañuelos. La obra presentada ayer suma con esta combinación de pintura y moda de forma exponencial en calidad artística.
Villeneuve y Luengo se conocieron en la Embajada francesa con motivo de una exposición de Zuloaga y conectaron enseguida. La forma de trabajar de ambos y el “saber hacer” de Luengo, en palabras de Villeneuve, “imprescindible para ser libre en lo que creas; si conoces tu oficio, si sabes hacer, eres libre para crear” abrió el camino a posibles colaboraciones. Ambos se mostraban ayer muy satisfechos con el resultado. Villenueve destacó ayer que Luengo le había provocado a abandonar su zona de confort y a experimentar con el color.
En fechas próximas la muestra será presentada en Madrid.
Una tarde desapacible la de ayer que se cerró con un broche de la sencilla elegancia y arte en estado puro de este moscón que derrocha talento en cada uno de sus trabajos, que camina con paso firme en el mundo de la moda, pero con los pies en el suelo sin olvidar sus raíces y que fascina a su público por su tremenda calidad humana.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa