Publicado el: 16 Dic 2019

Las parroquias rurales critican los nuevos IGI de Somiedo y Las Ubiñas-La Mesa

«No solucionan los problemas que tenían los anteriores, que fueron suspendidos por sentencia judicial», valora FAPAR

Asistentes a la asamblea de la Federación de Parroquias Rurales

Redacción/Grado

Las parroquias rurales asturianas cuestionan los nuevos Instrumentos de Gestión (IGI) de los Parques Naturales de Somiedo y las Ubiñas-La Mesa, que en estos momentos están a información pública. «Siguen sin solucionar los problemas que los anteriores ya tenían y que habían sido suspendidos por sentencias judiciales, en este aspecto se presentarán alegaciones que próximamente acordaremos entre todas las Parroquias Rurales ubicadas en los Parques de nuestra región», señala la federación. Esta es una de las conclusiones de la asamblea de la Federación de Parroquias Rurales, que se celebró el pasado sábado en Oviedo.

En el encuentro, los representantes de las parroquias rurales asturianas analizaron la incidencia del borrador de presupuestos planteado por el Gobierno regional y que se está tramitando en la Junta General del Principado. «Entendemos que aunque en estos presupuestos se invierte más en Medio Rural, no es lo suficiente para relanzar el sector primario de nuestra región cada día más decadente. La demografía sigue avanzando y cada día hay mas abandono de los pueblos. Las defunciones triplican los nacimientos, el abandono de ganaderías siguen siendo preocupante por no haber una continuidad generacional. El sector forestal sigue abandonado sin sacarle el rendimiento que se le debería de sacar actualmente el rendimiento forestal es del 30% cuando deberíamos de estar en un 60%», valora FAPAR, que plantea apostar por la explotación de biomasa, y defiende una modificación tanto de la Ley de Montes como el Plan Forestal regional. «En el tema de prevención de incendios se sigue apostando por la extinción cuando se debería de invertir la tendencia y apostar más por la prevención, con ello conseguiríamos crear puestos de trabajo, sujetar población y no perder patrimonio forestal con los incendios».

La asamblea también analizó  que también analizó en el encuentro las trabas que encuentran las entidades para acceder a las subvenciones de los Grupos de Desarrollo Rural, y la financiación a través de la consejería de Presidencia, que consideran insuficiente, ya que «vienen año tras año dando 1.100 euros para cada una». «Las Parroquias Rurales no mendigamos dinero, solo reivindicamos dignidad y participación. Dignidad es que se tenga en cuenta que el Estatuto de Autonomía recoge, que somos la forma tradicional de convivencia y asentamiento de la población asturiana, y en ese marco de dignidad aludida se debería de incrementar la aportación que desde hace diez años se da a estas entidades», defienden.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa