Publicado el: 21 Dic 2019

Calvo constata en Somiedo el beneficio de dejar carroña en el monte

El cambio en la política regional, aprobado en 2017, ha mejorado la conservación de especies como el buitre, que con un proyecto de radiomarcaje se utiliza como ‘centinela’ para luchar contra los envenenamientos y el furtivismo

En el concejo el último censo estima que hay diez osas reproductoras, «un ejemplo de conservación de la especie que además se ha convertido en un activo del municipio», señala el consejero de Desarrollo Rural

El consejero y el alcalde de Somiedo, junto a otros participantes en la visita al parque natural

Redacción/Grado

En 2017, el Principado dio un giro a su política ambiental y volvió a permitir el abandono de carroña en el monte, tal como pedían ganaderos y ecologistas. Se hizo a través de un decreto que establecía las condiciones administrativas y sanitarias para no retirar las reses muertas, unos requisitos que se suavizaron un año después. Ayer, el consejero de Desarrollo Rural, Alejandro Calvo, constató sobre el terreno, en Somiedo, que la decisión ha dado buenos resultados, y ha mejorado la biodiversidad y la conservación de especies en el parque natural. Entre ellas, el oso cantábrico y el buitre. Ayer, durante la visita al parque el consejero mantuvo reuniones con miembros de la guardería rural y la patrulla oso, además de con la responsable del proyecto de radiomarcaje de buitres de la Dirección General de Medio Natural y de la Universidad de Oviedo, Patricia Mateo y el director del parque natural, Fernando Alonso, además de con el alcalde, Belarmino fernández Fervienza.

El proyecto de radiomarcaje, señaló el consejero, está funcionando para «seguir en directo, con datos inmediatos» el comportamiento de distintas especies, y como alerta ante el uso de veneno por furtivos. «Se conocen en el momento los focos de carroña, y se analizan, lo que permite una actuación inmediata, primero por parte de la guardería rural, y si es necesario, se informa al SEPRONA», en casos de envenenamiento. Forma así parte, señaló el consejero, de la lucha contra el furtivismo, una práctica recientemente denunciada por asociaciones conservacionistas como Fapas.

El consejero también destacó tras la visita la recuperación en el parque natural del oso cantábrico, con diez osas reproductoras según los últimos datos, y puso como ejemplo al concejo. «Es una referencia en conservación medioambiental, que además ha servido como un activo para el desarrollo de este municipio. Me siento muy orgulloso de la labor que han desarrollado nuestros trabajadores, a los que comprometo apoyo, continuidad y un refuerzo de los medios con los que cuentan», afirmó Calvo.

También se manifestó sobre la reciente aprobación inicial del IGI del parque natural, que debe pasar ahora una fase de alegaciones para su aprobación definitiva. Calvo señaló que ha sido resultado de una intensa fase de participación, y que aunque su objetivo esencial sigue siendo la preservación de los valores medioambientales del territorio, se ha incorporado la protección de actividades tradicionales, como la ganadería extensiva, y la conservación de los pastos de siega o los pastos de altura, también como elementos que mejoran la biodiversidad.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa