Publicado el: 28 Dic 2019

Cierra Ca’Pacita de Doriga, un clásico de la comarca

El chigre, regentado por el salense Toño Arias y punto de encuentro de peregrinos, había sido reabierto en 2009 para seguir una tradición de más de 80 años

Ca’Pacita / A noventa por hora

F. Romero / Grado

Ca’ Pacita cierra. El mítico chigre de Doriga (Salas), punto de encuentro de peregrinos y la casa de los amigos de la comida casera, el buen embutido, y perfecto lugar para escuchar buena música, echa el candado. Una pérdida irreparable para muchos de sus clientes y para la comarca, en donde cada vez van quedando menos chigres con encanto, con el gusto por lo viejo, con el sabor de lo antiguo. Toño Arias era su alma mater. Personaje cálido, siempre sonriente, gran contador de historias, curioso para la decoración y la creación de ambientes acogedores y siempre atento a sus clientes, del pueblo o de paso, lo deja. Su abuela dio nombre al bar hace ya 90 años. Él reabrió el negocio en 2010, en un momento bueno porque paraban muchos obreros de la construcción de la autovía a La Espina, que hoy ya está a la altura de Espinedo y que entonces estaba en Doriga. Albergue también de peregrinos, al estar situado en el corazón del Camino Primitivo, sin embargo su clientela fiel era la de muchos pueblos y villas de la zona Grado, Cornellana, Trubia, Pravia, Salas, Belmonte… que acudían a Ca ‘Pacita porque se encontraban a gusto con Toño, con su música y con sus buenas viandas. Entrar en Ca’Pacita era volver atrás, palpar el ambiente de los chigres auténticos de antes. Viejos recuerdos colgados en sus sus paredes, mobiliario vintage (sin pretensiones postmodernas), pesas, fotos de sus antepasados, una colección de gorras militares, medidores de aceite, botellas muy antiguas… Un auténtico museo etnográfico creado por un urbanita que un día sintió la llamada de su pueblo, de la casa de sus güelos. Muchos serán los clientes que echen de menos la cecina de León con este toque de aceite de oliva virgen extra, o el pote o el jamón bien cortado, pero sobre todo echarán de menos la socarronería de Toño.

Ca’Pacita. Doriga. Salas Tribuna de Fredo ELDORADO

Toño Arias

 

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa