Publicado el: 04 Feb 2020

Pequeños apicultores temen cierres con la IGP Miel de Asturias

Unos 800 productores denuncian que la Consejería ha ignorado sus alegaciones y que la asociación que promueve la indicación protegida no se ha constituido de forma «participativa»

Los apicultores afrontan divididos la creación de la IGP

Redacción/Grado

Los apicultores afrontan divididos la creación de la nueva IGP Miel de Asturias. Unos 800 productores, agrupados en UCA, AGA, Asociación de Apicultores de Asturias y Apicultores Asociados del Principado de Asturias, han cuestionado el proceso de creación de la futura indicación geográfica protegida, a través de un manifiesto en el que critican el papel desempeñado por la Consejería de Desarrollo Rural y la organización Promiel. Los pequeños y medianos apicultores acusan a la Administración regional de haber priorizado a los productores agrupados en Promiel, y no haber «consultado ni escuchado» a los otros productores que, señalan, «representan a 800 apicultores, lo que supone un 53,5% de los censados en Asturias».
«La mayoría del sector, representada por los suscribientes, está en total desacuerdo con la IGP planteada. No cualquier IGP, pero sí, desde luego, la que se ha diseñado por un grupo minoritario del sector, dado que, de prosperar, provocaría el cierre de cientos de explotaciones, acabando con gran parte de las señas de identidad y calidad de la miel asturiana; justo lo contrario de lo que debería buscar una indicación protegida». Los apicultores cuestionan la transparencia y la participación de la nueva asociación encargada de impulsar la IGP, apuntan a que son la vespa velutina y el cambio climático los que están realmente haciendo daño a la producción de miel en Asturias, y reivindican la trashumancia a la zona alta de Castilla y a la Cordillera, una de las formas que están encontrando para proteger sus colmenas de las plagas. Recelan, además, de que el etiquetado obligará a todos los productores a integrarse en la IGP o no podrán usar el nombre de ‘Asturias’. Aseguran estar «muy preocupados» por la incertidumbre que abre el proceso, «dado que la iniciativa y el establecimiento de los criterios o bases que habrán de regir la IGP siguen en manos de unos pocos, y mientras tanto, la Consejería se pone de lado. Desde las asociaciones que firman el presente manifiesto queremos dejar claro que si se excluye del mercado a la mayoría de los productores de Asturias y se aprueba el pliego que se ha presentado de forma provisional, la calidad de nuestra miel quedará en entredicho, y el sector hundido de forma irrecuperable. Esperamos que no sea así».

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa