Publicado el: 20 Feb 2020

El «riesgo de despoblación» afecta a 461 pueblos de la comarca

La propuesta regional restringe las deducciones fiscales a los concejos con menos de 5.000 habitantes y a los pueblos con menos de 50 en clara caída de población

Salas, con 176 núcleos, y Belmonte de Miranda, con 76, a la cabeza de la lista comarcal, que en Asturias llega a 2.500 localidades

Banduxu, uno de los pueblos de Proaza en riesgo de despoblación/ Foto de Toño Huerta

Redacción/Grado

Un total de 461 pueblos de la comarca serán declarados por el Principado en «riesgo de despoblación», según la resolución de la consejería de Hacienda, que hoy ha salido a información pública, un periodo de alegaciones que finaliza el próximo 18 de marzo. Los residentes de estos pueblos podrán beneficiarse de las deducciones fiscales aprobadas por el Gobierno regional, beneficios fiscales «por nacimiento o adopción a partir del segundo y sucesivos hijos, para contribuyentes que se establezcan como trabajadores por cuenta propia o autónomos y por los gastos de transporte público para residentes».

El Principado ha establecido un primer criterio para seleccionar a los concejos en los que se aplicarán estos incentivos: tienen que tener menos de 5.000 habitantes, una densidad de población inferior a 50 habitantes por kilómetro cuadrado o haber sufrido un descenso del 20 por ciento de sus habitantes en los últimos veinte años. Si cumplen dos de estos tres requisitos, ya se pasa a examinar, pueblo por pueblo, cuáles cumplen los criterios para ser declarados «en riesgo». Quedan fuera, por tanto, municipios como Grado.

A la hora de determinar los pueblos en los que se aplicarán las deducciones, se han incluido los que tienen menos de 10 habitantes, o hasta 50 vecinos, si han sufrido un descenso de más del 20 por ciento en los últimos veinte años. Con estos criterios, son 461 los pueblos «en riesgo de despoblación» a los que se les aplicarán los beneficios fiscales.

En la comarca Salas es el concejo con más pueblos en riesgo, un total de 172, seguido de Belmonte de Miranda, con 76 localidades. En Somiedo hay 37 pueblos en riesgo, 34 en Candamo, 12 en Illas y 17 en Las Regueras. En los Valles del Trubia, Quirós tiene 52 pueblos en riesgo; Teverga, 30; Proaza, 13 y Santo Adriano, 14. En Yernes y Tameza hay cuatro localidades en riesgo, según los criterios del Principado. El listado completo puede consultarse al final del documento, en este enlace.

 

Comentarios:
  1. Observador dice:

    Probablemente por un error involuntario se omite en estas referencias a Somiedo que quizá es uno de los municipios con mayor «riesgo de despoblación» al menos en términos relativos.
    En el listado de la Consejeria se reflejan ni más ni menos que TREINTA entidades de población pertenicientes a este concejo. Teniendo en cuenta que el total de municipio no debe de sobrepasar los cuarenta núcleos poblacionales estaríamos hablando de que más de las TRES CUARTAS PARTES de las entidades de población de Somiedo presentan síntomas de acabar siendo lugares vacíos en un plazo corto.
    No se trata aquí de competir por posiciones en un ranking en el que seguramente nadie desearía estar incluido. Sólo dejar constancia de que Somiedo también existe y de que el riesgo de despoblación es una evidencia incuestionable en este municipio.

    • Redacción dice:

      Buenos días. Somiedo sí viene citado en la información. El último párrafo textualmente dice: «En la comarca Salas es el concejo con más pueblos en riesgo, un total de 172, seguido de Belmonte de Miranda, con 76 localidades. En Somiedo hay 37 pueblos en riesgo, 34 en Candamo, 12 en Illas y 17 en Las Regueras. En los Valles del Trubia, Quirós tiene 52 pueblos en riesgo; Teverga, 30; Proaza, 13 y Santo Adriano, 14. En Yernes y Tameza hay cuatro localidades en riesgo, según los criterios del Principado. El listado completo puede consultarse al final del documento, en este enlace».

  2. JLL LÓPEZ dice:

    El dinero invertido en la Villa en “grandes edificaciones”, que todos los vecinos conocemos y no me voy a extender en ellos, demuestra muy a las claras por donde se encaminaban las preferencias de los gobernantes, obviando a los demás pueblos, hasta llegar a la situación en la que se encuentran y que se me antoja sea ya “irreversible”
    No es entendible que existiendo una mina de oro desde los años noventa donde trabajan más de quinientos trabajadores, estos tengan su residencia en otros lugares, incluso alguno natural de este concejo. ¿Alguien se preocupó en realizar en plan de viviendas en terrenos municipales que ahora están ocupados por las construcciones a las que antes me refería?
    Consecuencia, pueblos abandonados y la capital saturada de edificios faraónicos

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa