Publicado el: 06 Mar 2020

Juan Prado: «Hay que mantener a raya la avispa asiática»

El profesor y experto en la especie invasora reconoce que no se conseguirá eliminar su presencia, en una clase magistral ofrecida ayer en Quirós en la que dio una sencilla clave para reconocerla: «un bicho negro con calcetines amarillos»

El experto vaticina que llegará también a la montaña, ya que se han recogido nidos a mil metros en Pirineos y los Alpes

Jaime Gordo y Juan Prado, en la conferencia de ayer de Quirós/ Beatriz Álvarez

Beatriz Álvarez/Quirós

«No vamos a erradicar la avispa asiática, se trata de mantenerla a raya». Así resumió ayer la situación ante la especie invasora Juan Prado, profesor de ganadería y apicultor, durante la conferencia organizada por el Parque de las Ubiñas-La Mesa y el Ayuntamiento de Quirós, que contó con la asistencia de unos treinta vecinos, que escucharon atentamente la clase magistral, didáctica, necesaria y muy interesante que fue valorada muy positivamente por los presentes y que clarificó algunos puntos sobre esta especie invasora que pone en peligro a nuestras abejas y con ellas la biodiversidad de nuestro país. Prado utilizó un dibujo con el ciclo de la Vespa velutina para desarrollar su charla.
¿Cómo reconocerla?
“Un bicho negro con calcetines amarillos”. Esta descripción tan gráfica nos permite identificarla a la perfección, su colorido y su tamaño. Es muy importante aprender a diferenciarla del avispón europeo, un insecto autóctono inofensivo para el ecosistema que está sufriendo en sus carnes la persecución de la especie invasora y que solo tiene en común con esta el tamaño y que además es, junto al halcón abejero, su enemigo natural. En principio la Vespa velutina no es una especie asesina de humanos, “solo pican en defensa de su nido y solo si se las incordia mucho”, pero sí es “asesina de abejas”. Es verdad que ha habido alguna muerte de humanos y que, en este sentido, es un problema que causa alarma social, pero se trata de muertes en las que el factor alérgico ha tenido mucha importancia. De ahí que sea fundamental aprender a reconocerla para saber a qué nos exponemos y también conocer la diferencia entre alergia y picadura “porque si eres alérgico su veneno es peligrosísimo”.
¿Cómo se ha extendido?
Una parte importante de la exposición se dedicó a explicar cómo llega a Asturias la avispa asiática y cómo se extendió desde las alas, más fuerte por Occidente desde Galicia y menos por Oriente, hacia el centro de la región. En el año 2004 llega a Europa una única avispa que se instala para quedarse y que recorre a un ritmo invasor de 50 km por año. “Parece que el Mediterráneo les cuesta conquistarlo y que el frío no las para, si bien limita su trabajo. Son muy buenas polizones de barcos de pesca y de camiones de madera». Interrogado por el público sobre la presencia de la Vespa velutina en altura, Juan Prado afirmó que se han recogido nidos a altura de 1000 metros en Pirineos y en los Alpes, “si no ha llegado, llegará, porque la altura tampoco es un problema”. Hay que ser especialmente cuidadoso con los sitios abrigados, los preferidos para anidar, “casas, casas-nido de pájaros, contadores, buzones,…” y aprender a identificar los nidos primarios en los que es más fácil intervenir porque es fácil que solo tengan como habitante a la reina, pero en caso de duda “AVISAP”, con su herramienta para móvil, que tiene como objetivo coordinar las actuaciones de control de Vespa velutina a través de la gestión del trampeo de reinas fundadoras, avistamientos de nidos y su posterior eliminación.
¿Por qué es importante la lucha contra ella?
En primer lugar, por el impacto que tiene sobre nuestro medio ambiente. Las consecuencias de la eliminación de las abejas, polinizadoras principales de nuestro mundo, son impredecibles a largo plazo, siendo ya muy negativas a medio y corto plazo. En segundo lugar, por la rapidez con la que se expanden y la capacidad de reproducción que tienen. 1 reina en primavera habrá generado 8.000 avispas en noviembre y 1 nido puede consumir 8 millones de insectos con lo que implicaría. La desaparición de los insectos para la supervivencia de la raza humana. Durante la charla se explicó a los participantes la importancia de “trampear, pero hacerlo con estrategia”. Hacer trampas o solicitar las que da el Principado, preparar líquidos atrayentes, comprados o simplemente “mezclar agua, azúcar y levadura o sidra y azúcar”. Las trampas han de colocarse en zonas a las que las avispas acudan “flores, hiedra, agua” y, muy importante, “al sol”. También es obligatorio informar de esas trampas para poder hacer un seguimiento del control de la plaga.El Ayuntamiento, por su parte, pone a disposición de los presentes las trampas que el Principado les ha dejado y solicitó la colaboración de los vecinos, uno al menos en cada pueblo, para poder coordinar el trabajo en equipo.
Es de destacar la presencia de apicultores en la sala y al finalizar la charla, Samuel Tuñón recriminó con cariño a Juan Prado el tono de la misma “has metido poco miedo” le dijo, “esto no es cuestión solo de los abejeros porque nos va a afectar a todos, también a los ganaderos que usáis desbrozadoras y empezarán los accidentes. Es muy importante organizarnos para empezar a hacer algo.”
La conferencia contó con la presencia de Jaime Gordo, director del Parque que desde el principio hizo hincapié en la importancia de la sextaferia. “Esta especie ha venido para quedarse y no puede recaer únicamente en manos de la Administración la responsabilidad de combatirla, su control y la colocación de trampas. Es muy importante, para minimizar los daños entre todos, la transferencia de información”. Al finalizar el acto Jaime Gordo se mostró satisfecho por la respuesta dada por los vecinos. Vecinos que, sin embargo, consideraban que la charla no había sido suficientemente publicitada por el Ayuntamiento. La charla estaba anunciada en la página web, pero los bandos no se pusieron por los pueblos hasta el miércoles día 4 algo que comentaban los participantes. La lucha contra esta plaga ha de hacerse desde las aldeas y son los paisanos y paisanas los que tienen que aprender a reconocer los nidos, conocer los protocolos a seguir y, sobre todo, qué “no hacer”. El control de la avispa asiática se ha convertido en objetivo prioritario en algunos concejos, en concreto, el Ayuntamiento de Salas lleva años luchando contra esta plaga invasora. Mentalizarse del problema y actuar racionalmente contra el en connivencia con la Administración y con la ayuda de todos es parte de la solución del problema.

La teniente alcalde Claudina Suárez, junto a Juan Prado y Jaime Gordo/ Beatriz Álvarez

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa