Publicado el: 13 Mar 2020

Trubia, eje ferroviario de Asturias

Por Toño Huerta

Asociación por el Patrimonio Histórico Industrial de Trubia

Con este título tan sugestivo el pasado sábado 7 de marzo se celebró la II Ruta Interpretativa sobre el Paisaje y el Territorio de Trubia, a cargo de un maestro de ceremonias de lujo, Javier Rodríguez, Director del Museo del Ferrocarril de Asturias. La denominación de Trubia como eje ferroviario no es casual. Durante más de cien años fue uno de los principales nudos de Asturias con diversas líneas: el ramal a Oviedo del Ferrocarril del Norte (1883), el Ferrocarril Minero de Quirós (1884) o el Ferrocarril Vasco-Asturiano (con sus líneas hasta San Esteban de Pravia y Ujo abiertas respectivamente en 1904 y 1908). Y aún otras vías secundarias, como las que comunicaban la Fábrica de Armas con el Ferrocarril del Norte a través del puente de hierro de Quintana, la conexión con “el Vasco” por el puente “de los señores” o el ferrocarril minero que la Compañía Minera de Quirós, propiedad del trubieco José Fuente, construyó para comunicar la estación de Quintana con la del Vasco, para lo que armaría un puente de hierro a escasos metros del de Quintana. Y como dato curioso, con el mismo fin que el ferrocarril del empresario José Fuente, la sociedad Minas de Teverga proyectaría en 1906 un tranvía en Trubia que nunca se llegaría a construir.
Estos trazados ferroviarios fueron dejando de tener uso y desapareciendo, el último en 1998, cuando se cierra la línea de Renfe hasta Oviedo que, tras una reestructuración y cambio de trazado, pasaría a gestionarse a través de Feve¸ empresa estatal desaparecida en 2013 al integrarse en Renfe. Hoy en día de ese pasado aún queda un rico e interesante patrimonio industrial, con elementos aún en uso, como el trazado del Vasco-Asturiano con el puente sobre el Trubia o su magnífica estación; el puente de hierro de Quintana, de gran valor por ser de las pocas construcciones civiles conservadas de las realizadas en la propia Fábrica de Armas, o el puente “del Norte” sobre el río Nalón, donde la leyenda quiere situar a Eiffel, si bien lo único cierto es que en esa época la empresa francesa G. Eiffel & Cª eran unos talleres más, no contando el puente trubieco con rasgos de diseño especiales que lo vinculen al ingeniero galo y, por lo tanto, no pudiendo afirmarse su autoría. De momento, el misterio de quien firma el proyecto de este puente sobre el Nalón sigue sin resolverse.
Hoy en día el ferrocarril está en pleno debate. De su concepción como servicio público se ha pasado a medir su eficacia con criterios puramente mercantilistas donde sólo importan los beneficios, obviando su papel fundamental en la organización territorial asturiana y su consideración como elemento vital en la movilidad a través de un medio barato y sostenible, con una falta de inversiones preocupante y vergonzosa. Incluso su valor patrimonial debe entenderse como parte de su futuro, vinculándolo a proyectos tan interesantes como la recuperación de ferrocarriles históricos, alejándose de iniciativas tan nefastas para este patrimonio como son las denominadas “vías verdes”, que dejan de lado la historia de estos trazados –en favor únicamente de un turismo descontextualizado y visto como un mero producto– y, por ende, su memoria, ¿quién no tiene algún recuerdo vinculado con el ferrocarril?
Desconozco el número de osos que habrán paseado por el trazado del viejo tren minero de los Valles del Trubia, pero estoy seguro que muchas personas aún recordarán esas viejas locomotoras y sus sonidos. Nuestro deber debe ser que ese recuerdo no se pierda.

Antigua estación del Norte de Trubia. (Colección Thomas, Archivo Municipal de Oviedo)

Comentarios:
  1. Toño Huerta dice:

    Días después de escribir este artículo, y gracias a la labor investigadora de Guillermo Bas y Javier Férnández (Director del Museo del Ferrocarril), se ha podido resolver el misterio del puente hierro sobre el Nalón. Fue construido en 1881 por la ingeniería francesa Fives Lille (Compagnie de Fives-Lille pour constructions mécaniques et entreprises).

  2. Roberto Súarez Menéndez dice:

    Querido amigo:

    Lo que tú calificas como «misterio del puente de hierro sobre el Nalón» no es tal misterio desde que dicté una conferencia en Trubia hace más de veinte años -podría concretarte la fecha-, donde hablé del hallazgo de una gran carpeta, que tuve la oportunidad de consultar, sobre todo el proceso de contratación del famoso puente. Y la adjudicación popular del mismo a G. Eiffel & Cª tiene una lógica aplastante.

    El expediente es extenso y es necesario consultarlo exhaustivamente y extraer conclusiones.Tu aportación es correcta en lo esencial, pero inexacta e incompleta a mi modo de entender, después de leer más de 300 paginas sobre el asunto.

    No se remue este asunto en cuatro o cinco renglones. Aunque pudiera servir para un titular.

    Aclaración y un saludo desde el confinamiento.

  3. Cascarillero dice:

    +

    Quiero decir, que es irreal, el paso del ferrocarril del Vasco, por el puente de los señores, puesto que las pilastras, no podian soportor, ni el paso de una locomotora de vapor. Más, el puente es perpendicular al rio.
    El tren del Vasco, accedía a la Fábrica, por un cambio circular de vías en la zona de Molderias. Desde alli, con triple via cruzaba en diagonal, la carretera y llegaba, con triple vía hasta, la portería de Salas.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa