Publicado el: 19 Mar 2020

Cae un hórreo en Salcedo (Quirós)

La ruina de la construcción pone de relieve el deterioro de estos elementos del patrimonio asturiano, que están desapareciendo ante la indeferencia de Administración y propietarios

El hórreo caído en Salcedo/ Foto de Alba García Álvarez

Beatriz Álvarez/Quirós

El pasado domingo sobre las 17.00 horas en el barrio de Las Vallinas en Salceo (Quirós) se cayó un hórreo. Otro más dentro de la sangría diaria que es la pérdida de estos elementos patrimoniales representativos de nuestra tradición y de nuestra cultura. Era cuestión de tiempo que este hórreo cayera. Su estado había sido denunciado muchas veces por los vecinos ya que es una zona de paso y, sobre todo, en el verano muchos son los niños que rondaban en torno a él. Tuvo que ser el domingo en plena crisis sanitaria y habiéndose declarado el estado de alarma en nuestro país cuando por fin dejó de ser un peligro. Cada vez que cae un hórreo se sacan los colores no solo a sus propietarios sino también a las distintas administraciones que prometen proteger, pero que realmente hacen poco. Y una de las dificultades más grandes que encuentra esa protección es precisamente el complicado sistema de propiedad de los mismos y la situación de abandono en que se encuentran.
Fue el 30 de setiembre del año 2017 cuando se celebraron en el Museo Etnográfico de Quirós las I Jornadas Culturales del concejo en torno al hórreo bajo el título “Hórreo, viejo amigo”. Los promotores de las jornadas quisieron poner en el punto de mira a los horreos. Las jornadas pretendían destacar el valor de los mismos como modelo único de nuestro patrimonio tanto etnográfico como sentimental. Durante la misma, Ovidio García, alcalde de Quirós en aquellos días, hablaba del conjunto amplio de hórreos, unos doscientos, con buena salud y del “puñado de cadáveres” que también existían y exigía que “no hay que dejar caer este patrimonio para luego lamentarse porque haya ocurrido». A lo largo de aquella Jornada comunicadores de la talla de Joaquín López, director del Muséu del Pueblu d’ Asturies, Amparo Iglesias, técnico de gestión y conservación patrimonial, Víctor Manuel Suárez, presidente de la asociación Amigos del Hórreo de Asturias, Julio Zapico, historiador y restaurador y Jesús Lombardero, carpintero y restaurador de hórreos, pusieron de manifiesto la necesidad de realizar una profunda reflexión tanto vecinal como de las administraciones a fin de dar con las fórmulas para recuperar y frenar la sangría de estos bienes.
Como consecuencia de esta Jornadas, de las conclusiones que allí se sacaron y dando respuesta a las voces que lo exigían también a nivel autonómico el Ayuntamiento de Quirós aplica desde enero de 2018 la exención en el pago del IBI a los hórreos, paneras y cabazos con más de cien años de antigüedad y dedicados a usos tradicionales.
En mayo de 2018 catorce hórreos o paneras del Camín Real de la Mesa fueron declarados Bien de Interés Cultural por la consejería de Cultura, a propuesta del consejo de Patrimonio. La tramitación administrativa para conceder la máxima protección a estas construcciones tradicionales había comenzado en febrero, dentro de un conjunto de 33 edificaciones de toda Asturias. En Quirós, se protegieron cuatro hórreos en Bermiego (tres en el centro del pueblo y uno en el barrio de La Corral) y uno en Aciera, aldeas que probablemente reúnen el conjunto de estos bienes mejor conservado y más interesante.
El Ayuntamiento en palabras de su actual regidor, Rodrigo Suárez, tiene la intención de despejar la zona e intentar localizar a los propietarios para ver qué posibles usos se puede dar a ese solar, pero habrá que esperar a que se superé el estado de alarma que está viviendo el país.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa