Publicado el: 21 Mar 2020

Tiempos difíciles

Marta PRAVIA

Concejala de Servicios Sociales de Grado y trabajadora en un centro de mayores

Vivimos días de incertidumbre, eso ya es una certeza, desde el inicio de esta crisis las personas que trabajamos día a día con nuestra población más vulnerable nos percatamos de la necesidad de protegerlos a toda costa de lo que temíamos nos iba a venir, desde el Ayuntamiento tuvimos claro que debíamos implementar todas la medidas de inmediato y así lo hicimos, a sabiendas de la dificultad de evitar un mal que ya teníamos circulando por nuestra población.

Y esa continúa siendo nuestra prioridad, proteger la vida de tantas personas vulnerables que tenemos en Grao.

Desgraciadamente el problema comenzó en los servicios más sensibles, demostrándonos  desde el primer momento la peor cara de este virus.

Que no quepa duda que es el momento de trabajar todos a una, administraciones, vecinos, y por supuesto todas las personas que nos vemos obligadas a trabajar para mantener los servicios esenciales para la población.

No es el momento de ponerse medallas, ni de grandes alardes o gestos, es el momento de poner nuestro grano de arena siguiendo cada una de las recomendaciones, y apoyar públicamente la gran labor de todo el personal de nuestra residencia de mayores que esta siendo vital en estos momentos en unas condiciones muy difíciles, asumiendo un riesgo propio y manteniendo todas las medidas a su alcance para proteger a los mayores de todos.

Debemos apoyar a todas las personas que arriesgándose ahora mismo acarrean la gran responsabilidad de mantener atendida a nuestra población, pero en especial debemos ser conscientes de la gran labor de todo el personal que trabaja en la residencia del ERA, en el servicio de ayuda a domicilio municipal, en nuestro centro de atención primaria y en cualquier centro de atención a mayores de nuestro municipio.

A la gente que me conoce no se le escapa que trabajo con mayores, y sí, desde luego, eso me afectó desde el primer día a la hora de valorar el riesgo de lo que podía suceder, soy además por devoción concejala y trabajadora en el sector de los servicios sociales y conozco la realidad de la vulnerabilidad de nuestro concejo. Somos muchos trabajadores de este sector los que vivimos con miedo, vemos diariamente a nuestros mayores y tememos por ellos, nos cuidamos al límite, pero nos enfrentamos a un enemigo silencioso e invisible que no sabemos desde dónde puede llegarnos, solo nos queda luchar por mantenerlos a salvo, hace tiempo que nuestra seguridad dejó de preocuparnos más allá del riesgo que tendríamos de llevar el problema a nuestro centro de trabajo, siendo conscientes de las consecuencias que para ellos tendría algo así.

Ningún profesional ha querido quedarse en casa, todos dispuestos a intentar  evitar y contener, con lo medios que cada uno nos esforzamos en conseguir esta pandemia que nos aterroriza.

Por eso debemos dar nuestro apoyo a todos esos trabajadores y mayores de nuestra población, y en especial a toda la plantilla de nuestra residencia del ERA y a sus mayores que son los mayores de todos, que están en lucha contra un enemigo al que sólo venceremos desde la unidad de todos los servicios y de toda la población.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa