Publicado el: 23 Mar 2020

El PP de Las Regueras pide que se aclare la situación de los ganaderos trashumantes

Diego Parades señala que la suspensión de la campaña de saneamiento deja en el aire la calificación de las reses que se llevan a los pastos de los puertos

Vacas en el puerto de San Lorenzo

Redacción/Grado
¿Qué pasa con el ganado trashumante tras la suspensión de la campaña de saneamiento ganadero? Es la pregunta que se hace el PP de Las Regueras, que ha registrado en el Ayuntamiento un un escrito para que se pida la aclaración a la consejería de Desarrollo Rural. El portavoz del PP, Diego Parades destaca que están de acuerdo con la medida de suspender el saneamiento, pero creen que los trashumantes deben disponer de más información. «Entendemos que la calificación sanitaria de 2019 sigue en vigor porque el Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo contempla la suspensión de plazos, pero desconocemos si van a autorizar y permitir la subida a puertos de los rebaños con dicha calificación», explica el concejal. «Necesitamos saber qué va a ocurrir cuando finalice la crisis sanitaria y se realice la campaña de saneamiento vacuno ordinaria. Es posible que el ganado se encuentre en los pastos, y debemos tener contemplada dicha situación», añade el edil.
«Bajar las reses supone un coste, tanto en el traslado, como en la ceba de animales. La solución pasaría, bien por permitirles solicitar el saneamiento para movimiento/transporte de animales, acreditando su situación y sin que se vean obligados al pago de tasas, bien por prorrogar la vigencia de la calificación 2019 hasta octubre, o bien por la realización de la campaña en el puerto», propone el portavoz municipal.
Diego Parades explica que no todas las ganaderías se encuentran en la misma situación, dado que algunas ya cuentan con la calificación sanitaria. Los municipios en los que se practica la transhumancia son principalmente Somiedo, San Emiliano y Teverga. El caso de San Emiliano es el que más preocupa a los populares, puesto que supone un cambio de comunidad autónoma, con la burocracia que eso conlleva de por sí.
«Deben aclarese todas estas cuestiones, y dar traslado de las mismas a los ganaderos, al tiempo que se adopten las medidas necesarias para garantizar el desplazamiento del ganado. Se trata de garantizar el pasto a un sector que es la base de nuestra subsistencia» mantiene Parades.
A lo anterior, se suma la incertidumbre con la tramitación de las licencias de pasto. Una cuestión que inquieta a los ganaderos y que depende de los municipios a los que se practica la alzada.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa