Publicado el: 15 Abr 2020

El campo reivindica su puesto: «Somos un sector estratégico»

Los sindicatos agrarios COAG, ASAJA y UCA reclaman que el sector primario sea uno de los ejes de la recuperación tras la crisis sanitaria

La consejería se abre a permitir la plantación de patatas y huertas para autoconsumo, si el terreno está en la misma parroquia que la vivienda

El consejero de Desarrollo Rural, Alejandro Calvo, durante el encuentro con los sindicatos agrarios

Redacción/Grado

Los sindicatos agrarios UCA, COAG y ASAJA defendieron ayer el papel estratégico del campo, que debe ser uno de los ejes de la recuperación económica tras la crisis sanitaria. «Hemos sido moneda de cambio para otros sectores en la negociación de tratados internacionales, para beneficiar a unos se nos perjudicaba a nosotros, permitiendo la importación de productos que nada tienen que ver con lo nuestro, ni en  las condiciones laborales, de sanidad animal y ecológica que a nosotros se nos exige, y que nos acaba obligando a cerrar porque no podemos competir. Pero cuando llegan duras y se cierran fronteras, se ve que es absolutamente necesario mantener un sector primario fuerte para alimentar a la población y que el país no quede desabastecido», señala la secretaria de COAG-Asturias, Mercedes Cruzado. Los sindicatos pidieron al consejero de Desarrollo Rural, Alejandro Calvo, que Asturias reivindique ante Europa este papel fundamental del sector primario como eje de la recuperación, y se dejen de aplicar recortes como los que están previstos en la futura Política Agraria Común. «El sector primario debe salir fortalecido de esta crisis», defendió Ramón Artime, presidente de ASAJA.

Los sindicatos hicieron estas manifestaciones en una reunión telemática mantenida ayer con el consejero de Desarrollo Rural, Alejandro Calvo, al que plantearon además la multitud de problemas y dudas que padece el sector a consecuencia de la crisis del coronavirus.

Uno de los aspectos que se abordó en la reunión fue la plantación de huertas de autoconsumo, prohibidas desde el decreto de estado de alarma. El consejero se mostró abierto a permitir la plantación de patatas, para no perder la temporada, aunque los sindicatos señalan que esta autorización tiene sus limitaciones. «No se abre la veda para que personas que viven en la ciudad se vayan a sus huertas de fin de semana a plantar, se trata de una autorización para plantar en la misma parroquia donde está la vivienda», precisó Ramón Artime.

La situación del saneamiento para los ganaderos en extensivo, que obliga a recurrir a familiares y vecinos para poder llevarlo a cabo, preocupa a familias que tienen entre sus miembros a personas de riesgo que puedan contagiarse, por lo que la consejería se compromete a ser flexible y atender peticiones de aplazamiento razonadas.

Los queseros y de los agricultores que dependen de la hostelería para comercializar también fueron una de las preocupaciones que los sindicatos trasladaron a la consejería, así como la situación de la fauna salvaje, «que ya está entrando casi en las casas, yo misma he tenido que encerrar los terneros, porque los lobos llegan ya hasta el pueblo», apunta Cruzado. ASAJA reclama además que la consejería continúe la tramitación de expedientes, como los de las ayudas a la mejora de explotaciones, una convocatoria que está pendiente de resolución.

El consejero Alejandro Calvo, por su parte, manifestó a los sindicatos la necesidad de seguir trabajando conjuntamente para continuar asegurando el buen funcionamiento de la cadena alimentaria y para preparar de manera progresiva la salida de la actual situación, con el fin de recuperar el cien por cien de la actividad una vez se levante el estado de alarma.

Calvo también mostró su apoyo a la reivindicación de los sindicatos de que el sector primario sea uno de los ejes del programa de reconstrucción económica tras la crisis sanitaria en reconocimiento a su importante papel, y les ha recordado que todas las líneas de a apoyo de la consejería siguen en marcha.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa