Publicado el: 16 Abr 2020

Un nuevo fallecimiento por COVID-19 en el centro de Grado

El 78,5 de los residentes en centros de mayores del Principado que perdieron la vida por el coronavirus habían sido trasladados al hospital, aunque en la villa moscona se optó por medicalizar el centro

Residencia de Grado

Redacción/Grado

La residencia del ERA de Grado sufrió ayer un nuevo fallecimiento por COVID-19, con lo que son en la actualidad 21 los internos que han perdido la vida por el brote en el centro, y quedan ocho casos activos. El resto, 43, han recibido el alta. En la comarca hay dos centros de mayores más afectados, en Mallecina, concejo de Salas, y en San Román de Candamo. En ambos casos pertenecen a la red de residencias privadas. El primero de los centros, que fue evacuado, ha registrado desde el inicio del brote un fallecimiento, y tiene en la actualidad seiscasos activos. Los internos fueron trasladados al centro para afectados instalado por el Principado en Langreo. En cuanto a la residencia de San Román, son en la actualidad siete los casos activos por la enfermedad.

En total, en las residencias asturianas han fallecido 93 personas, de las cuales 73 lo hicieron en un centro hospitalario y 20 en alguna residencia, es decir, el 78,4% de los afectados fallecieron en hospitales.  “El cien por cien de los casos positivos fueron valorados médicamente y se derivaron al hospital cuando su situación clínica así lo requería”, asegura la consejera de Derechos Sociales y Bienestar, Melania Álvarez.

A diferencia de lo que ocurre en otras comunidades autónomas, el Gobierno del Principado siempre opta por el ingreso hospitalario cuando la condición clínica de la persona afectada lo requiere.  “La gestión que se está llevando a cabo en todos los centros de mayores de Asturias se está haciendo en plena coordinación con la Consejería de Salud, lo que nos ha permitido reforzar las plantillas con profesionales sanitarios y dotar a los centros afectados de un servicio medicalizado que se centra en los cuidados de todas las personas afectadas”.

La residencia de Grado, medicalizada desde el 20 de marzo 

Un caso excepcional ha sido el de la residencia de Grado, donde se ha registrado el mayor número de víctimas. En este centro, medicalizado desde el 20 de marzo, algunas de las personas hubieron de ser tratadas en la propia residencia para garantizarles el máximo cuidado y proporcionarles la mejor atención posible. Se tomó esta decisión con criterios médicos, debido tanto a la virulencia del foco como a la especial vulnerabilidad de varios afectados.

“Las personas mayores son una prioridad para esta consejería y más ahora, que son un colectivo muy vulnerable ante este virus. No escatimaremos ningún esfuerzo en su atención social ni sanitaria”, señala Melania Álvarez.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa