Publicado el: 29 Abr 2020

La Fiscalía de Asturias archiva la denuncia de VOX por los brotes de COVID-19 en las residencias

La fiscal superior de Asturias, Esther Fernández, concluye que no hay indicios de delito, y que la denuncia se limita a dar datos sobre «la existencia misma de la pandemia»

El Ministerio Público destaca que en Asturias los enfermos de residencias de mayores fueron mayoritariamente atendidos en hospitales o bien en centros medicalizados

La fiscal superior de Asturias, en una imagen de archivo

Redacción/Grado

La Fiscalía del Principado de Asturias ha archivado las diligencias de investigación incoadas tras la denuncia interpuesta el pasado día 22 por  Vox en relación a la situación de las residencias de la tercera edad en la comunidad, en el contexto de la pandemia por el COVID-19. En su decreto, la Fiscal Superior del Principado, María Esther Fernández García, considera que en los hechos denunciados no existen indicios de delito.

El decreto de la Fiscalía concluye que la denuncia presentada relata una serie de hechos ya conocidos, publicados por la Administración y los medios de comunicación, sin que se aporten datos o hechos concretos cometidos por personas determinadas. El escrito no hace más que realizar una denuncia genérica sobre la existencia misma de la pandemia, el número de fallecidos que provoca y, más concretamente, los fallecidos en las residencias de personas de edad avanzada, así como la gestión de la propia crisis.

El pasado 19 de marzo se incoó en la Fiscalía un expediente gubernativo para analizar la situación que atraviesan los centros residenciales de personas de edad avanzada de la comunidad, tanto públicos como privados, con el objetivo de recopilar toda la información necesaria para conocer la existencia no solo de posibles personas enfermas o fallecidas a consecuencia del COVID-19, sino también aquellas circunstancias asistenciales que puedan estar suponiendo un riesgo innecesario para todos los residentes y trabajadores de los establecimientos. Así, se recibe información a diario, se estudia y se valora.

En Asturias, los enfermos y residentes en residencias de tercera edad han estado sometidos a un control médico. Algunas residencias han sido medicalizadas, sin que ninguno de los órganos competentes haya puesto en conocimiento de la Fiscalía la existencia de situaciones que puedan resultar delictivas. Pero es más, en el Principado, la mayoría de los contagiados residentes en centros de personas de edad avanzada, tanto públicos como privados, fueron trasladados a complejos hospitalarios, de los que tampoco se ha recibido denuncia o comunicación alguna que revele situaciones en las que aprecien negligencias, agresiones, etcétera.

El denunciante también solicita en su escrito que el Fiscal dé una serie de órdenes a la autoridad competente, en relación a la gestión de las actuaciones por la pandemia, labor que no entra en las funciones atribuidas a la Institución en el Estatuto Orgánico del Ministerio Fiscal. Así, el decreto de la Fiscal Superior apunta que la función del Fiscal se desarrolla siempre ante los tribunales de Justicia y entre ellas no está incluido el control de la gestión del Gobierno, aunque sea autonómico, ni por supuesto adoptar o mandar adoptar medidas sanitarias, labor que corresponde a las autoridades en materia de salud pública.

Contra el decreto de la Fiscal Superior no cabe recurso, aunque los denunciantes pueden reproducir su denuncia ante el juzgado correspondiente, informa la Fiscalía.

 

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa