Publicado el: 30 Abr 2020

Suerte, Manuela, en tu nueva etapa

Josefina ÁLVAREZ

Portavoz del PP en el Ayuntamiento de Somiedo

Quiero dedicarle unas líneas de reconocimiento a una trabajadora que, después de trece años, cesa hoy en su empleo como auxiliar administrativa del Ayuntamiento de Somiedo. Allí venía realizando eficaz y eficientemente, amén de otras funciones, la atención administrativa del Consultorio médico de Pola de Somiedo. Manuela, cómo pasa el tiempo. Parece que fue ayer y ya han pasado nueve años desde que tuve la oportunidad de conocerte. Sé de tus esfuerzos, sé de tus desvelos, sé de tus éxitos y se también de algunas, seguramente no todas ni mucho menos, de tus desdichas laborales. Sé que no fué un camino fácil, sé que en estos trece años te has encontrado con muchas piedras en el camino y sé que no aparecieron precisamente por casualidad en su inmensa mayoría.
Sin ir demasiado atrás en el tiempo, y sólo por citar la penúltima, sé que has sido probablemente la única trabajadora de España que desde el 16 hasta el 27 de marzo y después de atender cada mañana sus tareas cotidianas en el Consultorio médico, fue obligada a completar la jornada laboral en la soledad de una biblioteca municipal cerrada, sin quehacer alguno y también sin protección alguna. Un confinamiento sui generis diseñado en exclusiva para tí mientras que el resto de tus compañeros, en similar situación de cierre de servicios, permanecían confinados dónde debían estar: en sus casas. Sin duda alguna este ha sido el último de tus “muchos premios”.
Para qué hurgar más en el pasado. Para qué remover viejas heridas. No merece la pena. Las despedidas no son precisamente agradables y están llenas siempre de intensas emociones. Tu vida toma un nuevo rumbo, empieza una nueva singladura.
Sabes bien que en tu equipaje llevas una enorme carga de cariño, respeto y amistad tanto por parte de los médicos, D. Jesús y D. Miguel, como de las enfermeras de los Centros de Salud de Pola y de la Riera. ¡Quédate con eso!
Sabes también que somos muchos, casi todos, los somedanos que sentimos tu marcha y que en este momento de la despedida no tenemos para ti otra palabra que: Gracias, muchas gracias. Manuela. Gracias por todas tus atenciones, por el respeto y por el cariño que siempre nos has dispensado. Gracias por todo, Manuela. ¡Quédate también con esto!
Pero, además de gracias, también queremos decirte: enhorabuena. El tiempo nos va ubicando a cada uno en su lugar. Tu acabas de recibir un premio auténtico. Un nuevo empleo que no te regaló nadie, un empleo que conseguiste, por oposición, gracias a tu esfuerzo, perseverancia y dedicación. Hay que felicitarte por ello. Somos muchos, casi todos, los somedanos que tenemos la certeza de que en tu nuevo destino vas a ser acogida con el cariño y respeto que te mereces y vas a tener todo ese éxito que nosotros te deseamos. Somos muchos, casi todos, los que tenemos la certeza de que estos próximos tiempos van a ser para tí como el despertar de una pesadilla, de un mal sueño.
¡Suerte, Manuela! ¡Te la mereces!

Comentarios:
  1. Paula dice:

    Hermosisima despedida ! ❤️

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa