Publicado el: 04 May 2020

Los que puedan venir al mayo

Luis GARCÍA DONATE

Muy buenas gentiles damas y honorables caballeros, un mes más nos encontramos aquí y me huelgo de veros a todos con tan buena salud y tan buena estampa, cosa aún más buena en los aciagos tiempos que corren. Por eso y porque la inspiración así lo manda me tenéis aquí dispuesto a contaros algo interesante, si vuesas mercedes dan permiso, vamos a ello.

Los mayos, según pude saber hace poco por una cantiga galaico-portuguesa del medievo, eran los consejos de guerra que los reyes hacían con los señores de sus feudos después de la siega, cuando los siervos de la gleba estaban más dispuestos a combatir, puesto que aún sujetos por todo y para todo a la voluntad de su señor, uno combate mejor si antes de irse deja el granero lleno. Como decía, en esas reuniones todos los señores feudales del reino debían presentar, atados por juramento de fidelidad al rey , sus ejércitos compuestos por peones de clase baja , hombres de armas, caballeros y demás gentes de guerra con las que no os pienso aburrir, para la campaña militar de turno, se aprovechaba el verano para combatir por el mejor estado de los caminos, los días más largos y un sinfín de razones tácticas. El caso es que mientras escuchaba esa cantiga que habla de los caballeros que van llegando, los que ofrecen excusas por su ausencia y los que los propios asistentes comentan que han muerto me di cuenta de que cuando esta calamidad pase, parece que ya se ve luz, va a ser como un mayo de los caballeros, la gente volverá a reencontrarse más tarde o más temprano y y volverá la algarabía a esta sociedad temporalmente en pausa. Que eso ocurra depende de nosotros, así que un mes más, cuidaos querido público que ya llegará el mayo. Hasta aquí llega la reflexión de este mes, escrita esperando que esto pase y que todos aquellos que la lean se encuentren bien o al menos lo mejor posible en estas circunstancias. Mi más cordial saludo a todos y permaneced a salvo. Quedo a vuestro servicio hasta la próxima.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa