Publicado el: 21 May 2020

«Vamos vendiendo como podemos»

La huerta de Grado sorteó el cierre del mercado semanal con venta directa a través de grupos de Whastapp o con acuerdos con el pequeño comercio

Juan Manuel Fernández en su huerto de Los Niserinos.

L. S. Naveros / Grado
Marisa García resume su relación con el mercado de Grado: “crecí en la plaza”. Lleva cuatro décadas vendiendo junto con su marido tanto su producción propia como fruta comprada en almacén en su puesto en la villa, y antes iba con sus padres. Es tajante: “Lo de ahora no se pasó nunca, en la vida, no se conoce”, un cierre total de su canal habitual de distribución que les ha obligado a buscar alternativas de comercialización nuevas. “El cierre del mercao fastidió mucho, en una época además con mucha mercancía para salir”. Había cebollín para plantar, cebolleta, lechuga, está por salir el tomate… «Casi tuvimos que tirarlo todo, pero al final encontramos cómo sacarlo, aunque perdiendo, claro”, resume. En su caso durante las semanas de cierre (ahora ha vuelto a reabrir con restricciones) pudieron colocar la producción en pequeños comercios locales y también en vendedores autorizados de venta ambulante por los pueblos. “Así que de lo malo no lo tiramos todo, está la cosa mala para todo el mundo, para nosotros también”, resume Marisa, que junto a su marido, Juan Manuel Fernández, tiene la huerta en Los Niserinos.
Otros productores han optado por utilizar las nuevas tecnologías para vender sus productos, como Óscar Fernández Cañedo, uno de los escasos agricultores ecológicos del concejo y el único que vende en el mercado moscón, donde reconocen que no hay mucha cultura de productos ecológicos, de forma que el cierre de la plaza no les ha supuesto un bajón reseñable en las ventas, que hacen a través de un grupo de WhasApp. “Hace tiempo que tenemos un grupo con los clientes habituales. Nosotros los viernes les ponemos en el grupo la mercancía y el precio y ellos hacen los pedidos. Antes del estado de alarma aprovechábamos los domingos de mercado y los clientes recogían la compra en el puesto. Ahora los domingos se la llevamos a casa”, en la villa, no en el concejo, y con las medidas sanitarias adecuadas. También comercializan en el Facebook (Del Osqui). En el caso de la agricultura ecológica, el COPAE (Consejo de la Producción Agraria Ecológica del Principado de Asturias) “está ayudando a sus productores a poder colocar la mercancía”.
Aunque se buscan alternativas, el cierre del mercado local ha supuesto un golpe para los pequeños agricultores, que pidieron (hasta ahora sin éxito) que se buscaran sistemas para reabrir los mercados de productos básicos manteniendo los protocolos de seguridad, y criticaron, el pasado Día de la Tierra, que no se incluyera la venta directa de productos del campo entre los sectores esenciales, frente a las cadenas de supermercados y grandes distribuidores de alimentos. La campaña de los pequeños agricultores asturianos reclamaba que se habilitaran espacios especiales para reabrir los mercados de productos perecederos con garantías sanitarias. La petición de abrir los mercados locales también ha sido planteada al Gobierno central por el presidente regional, Adrián Barbón.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa